17 de marzo 2008 - 00:00

Frenó Brasil nueva doctrina de Bush contra las FARC

Condoleezza Rice
Condoleezza Rice
Brasilia (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El gobierno de Brasil rechazó una propuesta hecha por la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, al presidente Luiz Inácio Lula da Silva sobre la «flexibilización de fronteras» en América del Sur con el fin de combatir a las FARC más allá de los límites de Colombia. Estas informaciones fueron publicadas ayer por los medios locales en la víspera de una nueva cumbre de la OEA, que intentará lograr una resolución final sobre la crisis diplomática desatada tras el operativo, en territorio ecuatoriano, que terminó con la muerte del número dos de esa guerrilla, «Raúl Reyes».

Fuentes oficiales indicaron que Rice presentó el proyecto a Lula el jueves pasado, en la reunión que mantuvieron en el Palacio del Planalto. Según el diario «O Estado de Sao Paulo», la secretaria de Estado visitó Brasil y Chile la semana pasada para sondear a los gobiernos de Lula y de Michelle Bachelet sobre la propuesta que Washington defenderá, si tiene algún respaldo,en la reunión de la Organización de Estados Americanos que hoy se realizará en Washington.

La propuesta de « flexibilización de fronteras» que Rice explicó a Lula apunta a combatir a grupos como las FARC en las zonas más porosas de la frontera colombiana, sin distinguir los límites geográficos de los países involucrados.

«La propuesta anula el artículo 21 de la Carta de la OEA, que es considerado uno de los principios básicos de la relación entre los países americanos y tiende a fomentar el caos», dijo un colaborador del canciller brasileño, Celso Amorim, citado por «O Estado de Sao Paulo». Ese artículo de la OEA asegura que el territorio de cada estado americano es «inviolable».

Luego de su reunión con Lula, el jueves, Rice dio algunaspistas sobre lo que fue a buscar a Brasil. «Quizá llegó el momento de examinar en la región cómo se puede garantizar la seguridad en todas la fronteras, cubriendo todos los países; Estados Unidos será aliado de esa iniciativa», dijo en una conferencia de prensa.

  • Apoyo

    Para los diplomáticos brasileños, Estados Unidos carecerá de apoyo en la OEA para imponer la posibilidad de que cualquier Estado pueda actuar en la zona de fronteras de los países que limitan con Colombia: Ecuador, Perú, Brasil, Venezuela y Panamá.

    Precisamente, fue el presidente de Panamá, Martín Torrijos, quien llamó a Lula apenas Colombia atacó Ecuador para pedirle coordinar un repudio, temeroso de que su territorio sea blanco de acciones bélicas en el marco de la represión a grupos irregulares, según fuentes del gobierno brasileño.

    Los presidentes bajaron la tensión -que había incluido la movilización de batallones de Venezuela hacia la frontera con Colombia- al darse las manos en la cumbre del Grupo de Rio que sesionó en Santo Domingo el pasado viernes 7, dos días después de la resolución de la OEA.

    Según fuentes del Palacio de Planalto, Lula negocia con el presidente colombiano Alvaro Uribe una reunión en Brasilia, como forma de erigirse en actor neutral en el nivel político, ya que en el nivel jurídico condenó con vehemencia la invasión a Ecuador.

    Mientras tanto, en Washington, la OEA ya tenía todo preparado para realizar la XXV Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores y los 34 estados miembro.

    Las delegaciones trabajaron el fin de semana contra reloj para dar los últimos retoques a sus intervenciones ante el foro interamericano que tratará de zanjar definitivamente el conflicto. Sin embargo, aún faltaba el texto de la resolución que los cancilleres esperan emitir hoy.

    Los embajadores de Colombia y de Ecuador ante la OEA, Camilo Ospina y Efrén Cocios, respectivamente, tratan de aunar criterios en torno al texto, cuya versión inicial fue propuesta por el organismo hemisférico como punto de partida para las negociaciones. La tarea no se presentaba nada fácil, ya que Ecuador y Colombia discrepaban sobre varios aspectos.

    En algo que las dos partes sí parecen estar de acuerdo, al menos en parte, es con el informe que ha elaborado la comisión de la OEA y cuya recomendación más destacable es la de la creación de una misión especial para verificar los compromisos asumidos por ambos países sobre la cooperación fronteriza y otros temas de interés común.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar