Golpeado, Cameron anunció su renuncia

Mundo

La mayoría de los británicos decidieron abandonar la Unión Europea (UE), en un referendo no vinculante que obligó al primer ministro, David Cameron, a presentar su renuncia y jaqueó a todo el bloque ante la presencia cada vez más notable de la ultraderecha euroescéptica en todo el continente.

La opción del Brexit (abandonar la UE) se impuso con un 52% frente al 48% de los británicos que eligieron la opción de permanecer en el bloque, al que llevan 43 años vinculados.

Unos 30 millones de personas -el 72,1% del padrón- acudieron a las urnas pese a las fuertes lluvias que azotaron al país para votar en un referendo que, si bien no es vinculante, se espera que el Parlamento lo refrende ya que es poco probable que las autoridades decidan actuar en contra de la voluntad popular.

Una hora después de que la Comisión Electoral anunciara los resultados, Cameron compareció ante las puertas de su despacho de Downing Street y, con la voz entrecortada, anunció que ya le habían informado a la Reina Isabel II que presentaba su renuncia aunque aclaró que entregará el mando en octubre, durante la reunión anual del Partido Conservador en Birmingham.

El premier aclaró que de momento no habrá modificaciones en el libre movimiento de ciudadanos, mercancías y servicios y explicó que quedará en manos del futuro primer ministro encarar las negociaciones con Bruselas para activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el proceso sobre la retirada de un Estado miembro de la UE.

Sin embargo, opinó que la voluntad popular debe ser respetada.

Fue el propio Cameron quien convocó el referendo en febrero pasado luego de renegociar el status del país dentro del bloque y obtener la incorporación de una serie de reformas, entre ellas un límite al acceso a las ayudas sociales para los europeos recién llegados.

Los defensores de mantenerse dentro del bloque celebraron la noticia, que han calificado como "una oportunidad gloriosa" que les permitirá recuperar su "voz en el mundo", según el ex alcalde de Londres, Boris Johnson, una de las principales caras de la campaña a favor del Brexit.

Otra de las caras visibles del Brexit es el líder del ultraderechista Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, quien luego de celebrar el resultado del referendo, reconoció que su promesa de que la salida del bloque proporcionaría 350 millones de libras semanales al Servicio Nacional de Salud era falsa.

"No puedo garantizar que ese dinero vaya a la NHS y eso es algo que nunca diría. Creo que es uno de los errores que cometió la campaña por el "Leave", dijo Farage en el programa Good Morning Britain, de la cadena ITV.

El triunfo del Brexit pone en riesgo el liderazgo del líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, acusado de haber hecho una pobre campaña a favor de la permanencia en la UE y de haber volcado a numerosos votantes laboristas a respaldar la salida del bloque.

Corbyn ha tenido una postura euroescéptica aunque no por la negativa a la integración o a la llegada de inmigrantes sino por algunas políticas neoliberales que ha aplicado el bloque, entre ellas el tratado de comercio con Estados Unidos, la protección a los paraísos fiscales y el castigo a los derechos de los trabajadores. 

Sin embargo, el asesinato de la diputada laborista Jo Cox el jueves pasado impulsó a Corbyn a respaldar la permanencia en el bloque pese a no ser "un enamorado de la UE".

En sus declaraciones de hoy, Corbyn dijo que el actual gobierno debe actuar cuanto antes para estabilizar la libra, que ha llegado a caer un 10 % frente al dólar y achacó el triunfo del Brexit al "descontento de muchas comunidades con los recortes" de los conservadores. 

Los primeros resultados que se conocieron de madrugada fueron los del Peñón de Gibraltar, que votó por la continuidad con abrumadora mayoría del 96% cuando todavía las encuestas daban la victoria a la permanencia.

Pero más tarde comenzaron a conocerse los resultados en las zonas rurales, donde la opción de permanecer se impuso con el 53% frente al 46,6%; a diferencia de la capital, Londres, donde previsiblemente una mayoría del 60% se impuso a favor de la Unión Europea. 


También Gales votó por abandonar el bloque común con el 52,5% del respaldo frente al 47,5% de los votos.

Como se preveía, Irlanda del Norte apostó por la Unión -con un 55,8 % frente al 44,2 %-, al igual que Escocia, que escogió seguir formando parte del proyecto europeo -62 % frente al 38 %- y cuyo Gobierno se plantea ahora convocar un segundo referendo sobre la independencia escocesa del Reino Unido.

Tras conocerse el resultado del referendo, la ministra principal escocesa, la independentista Nicola Sturgeon, dejó hoy abiertas las puertas a la convocatoria de un segundo referendo sobre la independencia de esa región del Reino Unido.

Los escoceses ya celebraron un plebiscito de ese tipo en septiembre de 2014, que se saldó con un 55 % de votos en pro de la unidad.

En el resto de Europa, varios líderes de la ultraderecha, celebraron la victoria del Brexit y se apuraron a pedir la celebración de consultas similares para definir la permanencia de sus países en la UE o para retomar la soberanía fronteriza y migratoria.

La líder del ultraderechista Frente Nacional francés, Marine Le Pen, consideró que la salida de los británicos del bloque europeo otorga a la discusión "una legitimidad suplementaria para llevar ese debate a su país y exigir un referendo sobre su relación con la UE.

El líder holandés del partido de extrema derecha y anti musulmán PVV, Geert Wilders, fue el primero de los populistas que salió hoy a pedir un referendo "lo antes posible" sobre la permanencia de Holanda en la UE, que ya tiene su propio nombre "Nexit".

Por su parte, la formación populista de derechas Alternativa para Alemania (AfD) calificó el resultado del referendo británico de advertencia para Bruselas y llamó a la UE a abandonar su curso si no quiere que más países opten también por salirse.

En Italia, donde se celebrarán comicios generales en 2018, el europarlamentario italiano y líder de la ultraderechista Liga Norte, Matteo Salvini, agradeció al Reino Unido el camino iniciado y planteó que ahora es el turno de Italia.

Dejá tu comentario