Israel suspende obras en Explanada de las Mezquitas

Mundo

Las obras de construcción de una rampa de acceso a la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén, que provocaron airadas reacciones de los palestinos, fueron suspendidas, aun cuando las excavaciones arqueológicas continuarán, anunció hoy la alcaldía de esta ciudad.

El alcalde Uri Lupolianski decidió suspender la construcción de una nueva rampa de acceso a la Explanada de las Mezquitas para permitir que el público de a conocer "sus eventuales reservas a través de los comités locales de la municipalidad", declaró el portavoz municipal israelí Gideon Schmerling.

"Luego de encuentros con responsables musulmanes y habitantes de Jerusalén Este, el alcalde deseó asociar a los habitantes de Jerusalén a la construcción y asegurarles que las decisiones se adoptaban de manera totalmente transparente", agregó.

Los trabajos sólo serán reiniciados cuando se estudien las observaciones de los residentes, lo que podría llevar "varios años", precisó.

No obstante, las excavaciones arqueológicas iniciadas en el lugar para la construcción de la rampa deben continuar a pesar de la suspensión del proyecto, afirmó el portavoz.

"No podemos autorizar la construcción de una rampa sin verificar el estado de los vestigios arqueológicos", declaró por su parte la portavoz de la Autoridad de Antigüedades arqueológicas" israelíes Osnzt Gouez.

El martes, Israel allanó un montículo e inició excavaciones arqueológicas antes de colocar vigas de soporte para una nueva rampa de acceso a una de las puertas de la explanada, la llamada de los Magrebíes. La actual estructura de madera resultó dañada por una tempestad de nieve en 2004.

La iniciativa israelí provocó un airada reacción de los palestinos y en el mundo árabe-musulmán. Los trabajos provocaron manifestaciones y enfrentamientos por momentos violentos entres fuerzas israelíes y palestinos en Jerusalén y en Cisjordania.

Según el Waqf, organismo encargado de la protección de los bienes religiosos musulmanes, los trabajos ponen en peligro los cimientos de la explanada.

Al conocer la decisión del alcalde israelí, el muftí de Jerusalén y de los territorios palestinos, jeque Mohamed Hussein, afirmó que la decisión de "suspender" los trabajos y de continuar las excavaciones no era suficiente.

"(Los israelíes) siguen trabajando en el lugar y justo ayer el gobierno israelí decidió continuar los trabajos", declaró el más alto dignatario palestino.

"Sólo un anuncio del gobierno israelí ordenando el término de una vez por toda de todos los trabajos y autorizando a los Waqf a iniciar las reparaciones necesarias puede satisfacernos", agregó.

"Lo que ocurre es una agresión contra la mezquita Al-Aqsa y se llama al mundo a que haga terminar con esta agresión", agregó.

Dejá tu comentario