Italia: presidente anunciará hoy su decisión sobre la crisis política

Mundo

Roma (ANSA) -. El presidente italiano, Giorgio Napolitano, anunciará hoy por la mañana su decisión sobre la forma de salir de la crisis política generada el miércoles tras la dimisión del gobierno de Romano Prodi, luego de un duro revés en el Senado sobre su política exterior.

"Esta noche trataré de reordenar los argumentos y las ideas y mañana (sábado) por la mañana comunicaré la decisión que adoptaré.

Me reservo también exponer los motivos", agregó el jefe de Estado al saludar a periodistas tras dos días de consultas con fuerzas políticas de la península.

La Unión, la coalición de centro izquierda gobernante, pidió de modo unánime, superando recientes divisiones, un envío "inmediato" del ejecutivo de Prodi a las Cámaras para obtener un voto de confianza, mientras que la oposición rechazó toda posibilidad de un gobierno en manos del ex presidente de la Comisión Europea.

El primer ministro saliente obtuvo así el total apoyo de sus socios de coalición para volver al gobierno, pero enfrenta ahora una dura ofensiva de la oposición conservadora.

Piero Fassino, líder de los Demócratas de Izquierda (DS, el más importante partido de la coalición de centroizquierda) pidió al presidente el inmediato envío a las Cámaras del gobierno de Prodi.

"Consideramos que existen las condiciones para lograr la confianza y reanudar el camino", dijo Fassino.

"Italia de los Valores (partido socio de la alianza de centroizquierda) está dispuesto a renovar la confianza a Prodi si el Parlamento debe pronunciarse para que siga adelante", dijo su jefe, Antonio Di Pietro.

Oliviero Diliberto, líder de Comunistas Italianos, aliados en la coalición La Unión, declaró: "pedimos al presidente enviar el gobierno Prodi a las Cámaras, estamos listos para apoyar el programa firmado antes de las elecciones y renovado ayer".

"Confirmé al jefe del estado el apoyo de los verdes a Prodi, en la Cámara y en el Senado, este gobierno debe continuar la acción de saneamiento del país", afirmó Alfonso Pecoraro Scanio, jefe de los Verdes, también socios en la alianza de centroizquierda.
Franco Giordano, de Refundación Comunista, fue otro dirigente de izquierda que confirmó la total confianza hacia el jefe de gobierno dimitente.

La esperanza de la actual mayoría es que el presidente Napolitano, puesto de frente a esta realidad numérica, opte por enviar el gobierno ante las Cámaras para obtener la confianza, decisión que ahora quedó aplazada para hoy.

El líder de la oposición italiana, el ex primer ministro Silvio Berlusconi, dijo que "está asustado y preocupado por lo que podría hacer este gobierno si continuase en acción".

"Estoy orgulloso del trabajo que hicimos en el gobierno, mientras que estoy asustado y preocupado por lo que hicieron ellos y preocupadísimo por lo que podrían hacer si este gobierno tuviese que continuar en su desconsiderada acción", afirmó el presidente de Fuerza Italia.

Este escenario es el que la oposición conservadora quiere evitar a todo precio, y por ello Berlusconi, líder del partido más fuerte de Italia y el jefe de Alianza Nacional, Gianfranco Fini, dijeron a Napolitano "No a un Prodi bis" y a toda hipótesis de reedición de un
ejecutivo que "ya hizo bastante daño".

El presidente debe "verificar si en el Senado existe una mayoría válida políticamente, comprometida a respetar un programa y numéricamente suficiente", sostuvo Fini, reclamando, a su vez, que en el cómputo de votos no se tenga en cuenta el sufragio de los senadores vitalicios.

Por su parte, los demócrata cristianos de la UDC se pronunciaron por un "gobierno de responsabilidad nacional", que le sea encargado a una "alta personalidad".

En tanto, El líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, dijo que no acepta un gobierno estival cuyo "único objetivo" es "salvar a la izquierda" y renovó su pedido de llamado a elecciones.

La coalición conservadora Casa de las Libertades (CDL) está convencida de que Napolitano no se confiará del nuevo equilibrio precario sobre la cual la mayoría tiene intenciones de apoyar su camino y está segura de que eliminando un gobierno de "Prodi fotocopia" la situación pueda evolucionar de modo diferente.

Prodi, cuya coalición ganó las legislativas de abril de 2006 por un estrecho margen de aproximadamente 25.000 votos, fue "derrotado" el miércoles en una votación del Senado, precisamente sobre la política exterior de su gobierno.

Dos senadores comunistas desobedecieron la consigna de voto y se abstuvieron, causando así la reprobación del Senado al gobierno.
Los comunistas sancionaron de esta forma el retiro de su apoyo al jefe de gobierno, debido a su oposición a que las tropas italianas se mantengan en Afganistán y a la ampliación de una base norteamericana en Vicenza, norte del país.

La acción provocó la inmediata dimisión de Prodi, cuyo gobierno tiene una cómoda mayoría en la Cámara de los Diputados, pero sólo un voto de ventaja sobre los conservadores en el Senado.

Pero, tras el pacto de 12 puntos "no negociable" firmado entre todos los integrantes de la coalición de centro-izquierda, La Unión, ahora le tocará el turno al presidente de la República, quien deberá decidir si acepta esa solución, nombra a un nuevo premier o disuelve el Parlamento.

Dejá tu comentario