Italia: Prodi renunció tras un duro revés en el Senado

Mundo

Roma (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El jefe de Gobierno italiano, Romano Prodi, renunció ayer a su cargo tras perder la mayoría en el Senado durante una votación clave para aprobar su política exterior, lo que generó la mayor crisis política desde que asumió el poder en abril de 2006.

En un drama que hizo recordar las crisis de la política italiana de los 80 y 90, cuando los gobiernos, en ocasiones, duraban menos de una semana, Prodi presentó oficialmente su renuncia al jefe de Estado, Giorgio Napolitano, quien se reservó aceptarla.

Según los complejos mecanismos del sistema parlamentario italiano, perfectamente bicameral, el jefe de Estado deberá consultar a todos los partidos políticos antes de tomar una decisión. El proceso de consulta debería iniciarse hoy.

Al término del proceso consultivo, Napolitano podría confiarle a Prodi un nuevo mandato, designar como jefe de Gobierno a otro miembro de la coalición, escoger un gobierno técnico o disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones.

  • Misión de paz

    La controvertida misión de paz en Afganistán, donde Italia tiene desplegados 2.000 soldados, fue uno de los temas que generaron la crisis. La presencia en ese país no es aprobada por los sectores de izquierda más radicales de la coalición gubernamental, Verdes y comunistas, los cuales condicionaron el apoyo a la misión en Afganistán al rechazo a la ampliación de la base estadounidense de Vicenza (Norte), lo que no fue aceptado.

    «Dimisión, dimisión», clamaron los senadores de la oposición tras el anuncio del presidente del Senado, Franco Marini, de que el gobierno había perdido su mayoría.

    El gobierno perdió por dos votos la mayoría en el Senado, ya que necesitaba 160 y obtuvo sólo 158. Los sufragios en contra fueron 136.

    Inmediatamente después de la sesión, Prodi sostuvo una reunión de urgencia con el canciller Massimo D'Alema, el ministro de Defensa, Arturo Parisi, y el primer ministro subrogante, Francesco Rutelli.

    Se trató de la tercera vez que Prodi se ve obligado a dimitir como jefe de Gobierno en su larga vida política. La primera vez fue en 1997 y la segunda en 1998, cuando tuvo que ceder el poder a su aliado D'Alema.

    Según fuentes parlamentarias, el discurso para ilustrar las principales líneas de la política exterior italiana generó malestar entre los sectores más moderados de la coalición, que criticaron el tono de ruptura con la política del Ejecutivo precedente, liderado por Berlusconi. «No es una misión de la OTAN, sino de las Naciones Unidas, en la que la OTAN tiene un importante rol militar», afirmó D'Alema a los senadores, a las vez que añadió que «se trata de una misión política y civil».
  • Dejá tu comentario