Kofi Annan dice que el frágil alto al fuego en Siria "parece sostenerse"

Mundo

El emisario de la ONU y de la Liga Árabe, Kofi Annan, afirmó que el cese del fuego en Siria parece sostenerse, pese a ciertos episodios de violencia y polémicas entre la oposición y el régimen, que se acusan mutuamente de poner en peligro la tregua.

"El cese de las hostilidades en Siria parece sostenerse", declaró Annan en un comunicado. Según fuentes diplomáticas, el emisario solicitó a la ONU exija el regreso del ejército sirio a los cuarteles, conforme a su plan de paz.

Al hablar en el Consejo de Seguridad, Annan declaró que, técnicamente, Siria no respetó su plan, pero que el frágil alto el fuego es "una oportunidad" que se debe aprovechar, revelaron diplomáticos.

En el terreno, la entrada en vigor del alto el fuego no evitó algunos actos de violencia que causaron cinco muertos, de ellos cuatro civiles, y decenas de heridos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Este balance, no obstante, supone una ruptura con respecto a lo ocurrido la pasada semana, en la que hubo decenas de muertos a diario, según esta ONG.

Un civil murió en la provincia de Hama "o bien por los disparos de las fuerzas de seguridad o bien por los de las milicias pro gubernamentales", informó el presidente del OSDH, Rami Abdel Rahman. En tanto, otros tres civiles fueron abatidos por francotiradores: dos en la ciudad de Homs y otro en la provincia de Idleb.

Un oficial del ejército pereció en la explosión de una bomba en Alepo, que causó también decenas de heridos. La agencia oficial Sana calificó este atentado de "terrorista".

Desde mediados de marzo de 2011, el régimen del presidente Bashar al Asad reprime con violencia una revuelta popular sin precedentes, que se fue militarizando con el paso de los meses. Según el OSDH, esta violencia causó ya más de 10.000 muertos, la mayoría civiles, y decenas de miles de sirios tuvieron huir a países vecinos.

El precario cese del fuego entró en vigencia de acuerdo con el plan de Annan, después de que el régimen anunciara que cesaba las operaciones militares, aunque advirtiendo que replicará a cualquier ataque de "terroristas".

El vocero del Ejército Sirio Libre dijo que los rebeldes se comprometieron "100%" a respetar el alto el fuego, y que no responderán "a las provocaciones" del régimen.

Mientras, las tropas oficiales permanecían masivamente desplegadas en los principales centros de la protesta. El diario Al Watan, allegado al régimen, afirmó que serían retiradas "en cuanto la seguridad sea restablecida".

Ban Ki-moon indicó en Ginebra que espera un mandato del Consejo de Seguridad para enviar "lo antes posible" a Siria una misión de observadores internacionales encargados de verificar el cese del fuego.

Rusia, aliado de peso del régimen Asad, llamó, como Francia, al "envío lo antes posible" de observadores para vigilar la aplicación del cese del fuego, frente al escepticismo de la comunidad internacional. La llegada de observadores "nos permitirá actuar rápidamente para iniciar un diálogo político serio", según Annan.

Después del anuncio del cese de las operaciones militares, el ministerio sirio del Interior llamó a volver a decenas de miles de sirios refugiados en los países vecinos (Turquía, Líbano y Jordania), y prometió una amnistía para los hombres armados que "no tengan las manos ensangrentadas".

Los opositores llamaron de nuevo a manifestarse este viernes con el lema "Revolución para todos los sirios" en su página de Facebook "Syrian Revolution 2011".

El jefe del Consejo Nacional Sirio, Burhan Ghaliun, llamó también a manifestarse pues "expresarse es un derecho absoluto. Las manifestaciones son un punto esencial del plan" en seis puntos de Annan. El plan establece, además del cese del fuego y la retirada de las tropas de las ciudades, la "libertad de asociación y el derecho de manifestar pacíficamente".

Dejá tu comentario