La agresión a un turista desató masivo repudio a manteros en Barcelona

Mundo

Un grupo de trabajadores golpeó en la cabeza al visitante estadounidense por motivos aún poco claros y derivó en críticas hacia la policía y el gobierno local. Opositores a Ada Colau piden su dimisión.

La venta ambulante ilegal de productos falsificados por inmigrantes "sin papeles", los "top manta", afecta a la imagen exterior de Barcelona, donde varios incidentes registrados en los últimos días han provocado una crisis.

Un turista de EEUU fue agredido la semana pasada por varios manteros y no se descarta que la administración de Estados Unidos lance una advertencia a sus ciudadanos sobre los peligros que conlleva visitar Barcelona, informó el diario La Vanguardia.

El estadounidense resultó herido por un golpe en la cabeza cuando intercedía en una discusión entre una turista, que recriminó a los vendedores que no podía pasar con su carrito de bebé, y uno de los manteros.

El momento de la agresión.

En las últimas semanas se han incrementado los incidentes entre manteros y vecinos, comerciantes y turistas en Barcelona, donde los vendedores ambulantes se han adueñado de las zonas más turísticas, pero también en otras poblaciones costeras.

Las asociaciones de comerciantes se quejan de que los manteros, que ocupan la vía pública, no pagan impuestos y perjudican al comercio local.

Además esa ocupación del espacio público perjudica al turismo, sostienen hoteleros y restauradores. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, defiende que para erradicar el top manta hay que reformar la legislación actual para otorgar permisos de trabajo temporales a quienes se dedican a la venta callejera, pues la mayoría son inmigrantes en situación irregular.

Los sindicatos de la policía denuncian la "permisividad" de los ayuntamientos con esta actividad ilegal. El ayuntamiento de Barcelona responde que el año pasado interpuso 70.000 sanciones por venta ambulante.

Otros ayuntamientos de la costa de Cataluña aducen falta de medidas para combatir este comercio ilegal y dicen que lo único que pueden hacer son controles.

Montse Mindan, alcaldesa de Roses, afirmó que "no estamos para quitarles el material ni correr tras ellos y detenerles, pero sí para que la presencia policial evidencie que la venta ilegal está prohibida".

Dejá tu comentario