La coalición se retiró de dos ciudades por avance rebelde

Mundo

Washington y Kiev (EFE) --Dos hechos dieron ayer la medida exacta de lo compleja que se está tornando en Irak la situación para las fuerzas de la coalición. Por un lado, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, reconoció que la ciudad de Najaf, donde se refugió el líder chiita Moqtada al Sadr, ha escapado al control de la alianza. Por el otro, las tropas ucranianas que defendían la ciudad de Al Kut (este) se vieron obligadas el martes a la noche a retirarse y a evacuar la sede de la administración civil ante la ofensiva de las milicias chiitas.

Según se informó, a un año de la caída del régimen de Saddam Hussein, las fuerzas de ocupación decidieron alejarse de Najaf debido a la creciente peregrinación musulmana hacia allí y a la presencia de las milicias de Al Sadr, que desde el fin de semana combaten a las tropas estadounidenses.

• Peligroso

«Consideramos que es un lugar peligroso y un lugar donde la gente que está pensando sumarse a la peregrinación debe hacer una evaluación muy cuidadosa porque está muy claro que no estamos en posición de darles protección», dijo Rumsfeld en conferencia de prensa en el Pentágono.

La ciudad de Najaf, donde tuvieron lugar el domingo enfrentamientos violentos entre chiitas y soldados de la coalición que dejaron un total de 21 muertos y 213 heridos, es, junto con Kerbala, una de las dos ciudades santas del chiismo en Irak.

En tanto, un portavoz del Ministerio de Defensa de Ucrania señaló en Kiev a la agencia «Interfax» que por la madrugada del martes comenzó un ataque con morteros sobre la sede de la administración civil de Al Kut, defendida por una compañía de militares ucranianos.

Tras un intercambio de fuego, los efectivos de ese país pudieron tomar tres posiciones de los atacantes chiitas, pertenecientes al llamado «Ejército del Mahdi» (Mahdi significa «el guiado por Dios» y una aparición mesiánica vaticinada por Mahoma para antes del Día del Juicio), dirigido por el clérigo extremista Al Sadr. Sin embargo,
los soldados ucranianos fueron pronto blanco de un nutrido fuego de lanzagranadas, y el combate se prolongó hasta la madrugada, cuando las tropas de la coalición se vieron superadas por el avance de los irregulares.

Según el Ministerio de Defensa ucraniano, finalmente «y a petición de los representantes norteamericanos presentes en la administración provisional» que gobierna Al Kut, se ordenó la evacuación de los soldados ucranianos y de los funcionarios del municipio. La retirada, señaló el portavoz, se produjo con apoyo de helicópteros de combate y se completó en varias horas con el apoyo de refuerzos de la VI Brigada Motorizada ucraniana, a la que pertenece la compañía que defendía Al Kut.

Según el portavoz del Departamento de Defensa ucraniano, no se produjeron bajas entre sus soldados ucranianos, ni tampoco entre los funcionarios norteamericanos e iraquíes.

Los soldados y los civiles fueron trasladados a la base que tiene el contingente ucraniano en las cercanías de esa ciudad, uno de los objetivos que tenían que proteger los militares enviados por Kiev como parte de las tropas de la coalición liderada por Estados Unidos.

Dejá tu comentario