Londres: hasta 24 horas de espera para despedir a Isabel II

Mundo

Las autoridades de Reino Unido reabrieron el acceso a la fila para ingresar en la capilla ardiente en Westminster Hall.

El gobierno de Reino Unido anunció que fue reabierta la fila para entrar a la capilla ardiente de Isabel II en el Palacio de Westminster, en Londres, luego de permanecer cerrada por cinco horas porque había alcanzado los ocho kilómetros de extensión. La espera, no obstante, superaría las 24 horas.

Las autoridades anunciaron por la mañana el cierre temporal de las colas después de que la fila haya alcanzado casi los ocho kilómetros de distancia y un tiempo estimado de espera de unas 14 horas. El Gobierno ya había advertido de esta posibilidad por la saturación en el Southwark Park.

https://twitter.com/DCMS/status/1570696999372214272

El gobierno de Reino Unido ofrece información en tiempo real de cómo avanza la fila y hasta dónde llega, para dar idea de dónde tienen que colocarse quienes quieran incorporarse e intentar entrar a la capilla ardiente.

La capilla ardiente abrió el miércoles por la tarde y no cerrará hasta el lunes a primera hora. Ese mismo día tendrá lugar el funeral de Estado en memoria de Isabel II, en presencia de cientos de dirigentes internacionales. Inmediatamente después será enterrada en el Castillo de Windsor.

Más de 100 dignatarios y otras personalidades deben asistir, entre ellos, el presidente estadounidense, Joe Biden; el rey de España, Felipe VI, y su padre Juan Carlos I; o el mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, anunció una fuente gubernamental.

Aunque un documento de la organización que se filtró a la prensa dejaba entender que los dignatarios deberían tomar un autobús para acudir a la abadía, los organizadores explicaron que los aliados más cercanos del Reino Unido podrían utilizar sus propios medios.

El entierro de la soberana que vio pasar a 15 primeros ministros -el primero, Winston Churchill, nacido en 1874 y la actual, Liz Truss, nacida en 1975- tendrá lugar el mismo día en el Castillo de Windsor en una ceremonia privada, confirmando el fin de una era.

Dejá tu comentario