Lula decapitó a "moralizador" de su partido

Mundo

Está cada vez más claro que el intento de sacar ventaja en una elección local -la de la gobernación de San Pablo- podría costarle al PT un serio disgusto en el premio mayor: la reelección de Lula el 1 de octubre. El escándalo por la compra de "carpetas" supuestamente comprometedoras para el candidato socialdemócrata en ese estado, José Serra, se cobró ayer su víctima más importante: el jefe de campaña del mandatario y presidente del PT, Ricardo Berzoini, el hombre que -irónicamente- había prometido limpiar al partido tras los escándalos del año pasado. La posibilidad de Lula de evitar el ballottage está en duda.

Brasilia (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - En una resonante noticia, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, destituyó anoche como jefe de su campaña a la reelección al titular del Partido de los Trabajadores (PT), Ricardo Berzoini, a raíz del nuevo escándalo de corrupción que afecta al partido del gobierno. El caso está siendo aprovechado por la oposición para lanzar munición gruesa contra el mandatario cuando faltan 10 días para las elecciones presidenciales, lo que delinea un escenario en el que el logro de la reelección en primera vuelta pasa a estar en duda por primera vez en meses.

Fuentes gubernamentales citadas por la cadena televisiva Globo informaron que el nuevo coordinador de la campaña de Lula a la reelección el próximo 1 de octubre es Marco Aurelio García, asesor especial del mandatario en Relaciones Exteriores.

Según las fuentes, Lula se mostró «irritado» con Berzoini, quien, supuestamente, le ocultó información sobre el nuevo escándalo.

Se trata del intento de compra por parte de allegados a Lula y a Berzoini de un dossier por 800.000 dólares que contenía supuestas pruebas de fraude contra el Estado del candidato a gobernador paulista, José Serra, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), favorito en esa contienda. Se cree que la «carpeta» también perjudicaba al candidato presidencial del PSDB, Geraldo Alckmin, quien se ve sorpresivamente beneficiado por el escándalo.

Berzoini confesó haber estado al tanto de que dos de sus colaboradores más cercanos intentaron acercar ese informe contra Serra a la revista «Epoca», del grupo de medios Globo.

Las personas que se acercaron a la revista fueron Oscar Bargas, amigo de Berzoini y encargado del área de empleo de la campaña de Lula, y Jorge Lorenzetti, ex sindicalista de Santa Catarina amigo del presidente (ver aparte).

El candidato a gobernador de San Pablo por el PT, Aloizio Mercadante, también removió a su jefe de campaña, Hamilton Lacerda, por haber intentado entregar ese informe contra Serra a la revista «IstoE». Sin embargo, Mercadante pidió investigar el contenido del dossier contra Serra.

El informe vincula a Serra en la época que era ministro de Salud del gobierno de Fernando Henrique Cardoso con la llamada «mafia de las sanguijuelas», que estafó al Estado con la sobrefacturación en la compra de ambulancias. Por ese escándalo están sospechados al menos 80 legisladores nacionales de diez diferentes partidos.

  • Posible ballottage

    Según la última encuesta de Datafolha, Lula sería reelegido en la primera vuelta con 50% de los votos, frente a 29% de Alckmin.Sin embargo, el estudio mostró una declinación de un punto para el presidente, y los analistas creen que las nuevas derivaciones del caso podrían afectarlo más, lo que lo obligaría a enfrentar un ballottage, escenario impensable hasta hace pocos días. 

    Además de Berzoini, cayó ayer el director de Gestión de Riesgo del estatal Banco do Brasil, Expedito Afonso Veloso.

    Veloso está siendo investigado por haber presionado a dos empresarios a declarar ante la revista «IstoE» acusando de actos de corrupción a Serra.
  • Dejá tu comentario