Marcha de mineros jaquea gobierno de Evo Morales

Mundo

La Paz (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Las poderosas cooperativas de mineros bolivianos marcharon ayer por las calles de esta ciudad para protestar por el anunciado aumento tributario a la explotación minera con la que el gobierno del presidente Evo Morales pretende recaudar 300 millones de dólares.

Dinamita en mano, miles de trabajadores mineros autónomos ganaron las calles del centro paceño desde la ciudad de El Alto para manifestar su férrea oposición al intento de Morales de incrementar los impuestos a la producción de minerales.

Agrupados en cooperativas, los mineros, que desde hace un lustro explotan por cuenta propia diversos yacimientos de los Andes bolivianos, alentados por la demanda china -principalmente de estaño y cinc- se oponen terminantemente a la suba tributaria, incluso con amenazas de ponerle más presión a Morales.

En un intento por evitar la profusión de violencia, el Ejecutivopropuso «congelar» la aplicación de la medida y hasta admitió la posibilidad de eximir de tal obligación a las cooperativas mineras. «Se les ha hecho la propuesta de que eso queda congelado para los cooperativistas», afirmó el ministro de Minería, Guillermo Dalence, al tiempo de comprometer un estudio sobre la influencia que tendría el alza tributaria en la economía de los mineros independientes.

Por su parte Andrés Villca, líder de la Federación de Cooperativas Mineras ( Fencomin), que agrupa a
64.000 trabajadores en todo el país, advirtió que si el gobierno no exonera al sector de tal obligación «habrá mayor presión», ya que considera que hay que «evitar la muerte de la minería» en Bolivia.

El gobierno prevé subir el Impuesto Complementario Minero (ICM), con distintas tasas según el metal y en base a la fluctuación de la cotización internacional. De acuerdo con la proyección oficial, impuesto al oro subiría de 6,5% a 12,8% ( incremento de 98%); el de la plata de 6% a 11,15% (86%), el del zinc de 5% a 9,75% (95%), el plomo de 5% a 11,55% (131%), el estaño de 5% a 12,4% (148%) y el cobre de 1% a 9,55% (855%).

Una decena de compañías extranjeras, principalmente estadounidenses y europeas, operan en Bolivia desde la década pasada bajo una legislación privatizadora que Morales se propone revisar.

El mandatario, que acusó a los mineros de beneficiar indirectamente a las grandes compañías, que de 1.000 millones de dólares exportados en 2006 sólo tributaron 58 millones, apunta a nacionalizar la actividad en este país tradicionalmente minero, en base de la reversión al Estado de concesiones improductivas.

  • Anuncio

    «Esas concesiones van a ser recuperadas, esas concesiones de áreas fiscales tienen que volver a manos del Estado boliviano y estamos preparando esas normas», dijo el presidente el lunes al tiempo de invitar a los mineros autónomos a conversar, «sanamente, honestamente» sobre «cuánto quieren pagar» de impuestos.

    Por su parte, el ministro de Trabajo, Walter Delgadillo, dijo que entre el Ejecutivo y los mineros existen «muchas coincidencias». «Yo diría que la central es buscar el reencuentro entre estos sectores, porque son impulsores del mismo proyecto» de cambios estructurales en el país, acotó.

    La protesta de este grupo ex aliado de Morales se registra tres meses después de que mineros privados y dependientes del Estado se disputaran a bala y dinamita un yacimiento en la localidad andina de Huanuni, al sur del país, con un saldo de 16 muertos en ambos bandos y casi un centenar de heridos.
  • Dejá tu comentario