"Pocos avances" en derechos humanos

Mundo

Para la organización Amnistía Internacional (AI), el primer año de Andrés Manuel López Obrador en la presidencia de México está marcado por una “voluntad” para resolver la “crisis” de derechos humanos pero con “pocos avances sustanciales”.

“Los altísimos niveles de violencia que atentan contra el derecho a la vida, la tortura que aún es generalizada, los alarmantes índices de violencia contra las mujeres y una estrategia de seguridad militarizada más viva que nunca son una muestra de la trágica realidad en México”, dijo en rueda de prensa Erika Guevara, directora para las Américas de AI.

México es golpeado por una ola de violencia ligada al tráfico de drogas en medio de la cual, según cifras oficiales, se contabilizan más de 250.000 muertos desde diciembre de 2006, cuando el Gobierno lanzó un polé-

mico operativo militar antidrogas. Hay más de 50.000 desaparecidos. El dirigente conocido como AMLO por sus iniciales, fue por años un duro crítico de esa estrategia y afirma que se deben atacar las causas de la creciente criminalidad, como la falta de oportunidades para los jóvenes. Pero al mismo tiempo ha creado una Guardia Nacional integrada por unos 60.000 militares.

“López Obrador no se ha alejado sustancialmente de la estrategia de seguridad altamente militarizada de sus predecesores, se ha negado a reconocer la tortura como práctica generalizada y ha endurecido la gestión migratoria del país”, se añade el informe.

Esta organización con sede en Londres presentó ayer el informe “Cuando las palabras no bastan”, en el que analiza la situación de los derechos humanos en México bajo el gobierno de López Obrador, que el domingo cumple un año en la presidencia.

En cuanto a la violencia de género, Tania Reneaum Panszi, directora ejecutiva de AI México, criticó que no se observan “medidas concretas” para investigar de manera eficaz los feminicidios o acabar con la impunidad.

AI también denuncia las agudas críticas del dirigente contra periodistas y medios de comunicación, lo que a su juicio restringe y “pone en riesgo el ejercicio de la libertad de expresión”. Son decenas los comunicadores asesinados.

Otra observación del informe es que López Obrador no ha cumplido su compromiso, asumido en agosto, de reconocer la competencia del comité contra las desapariciones forzadas de las Naciones Unidas, uno de los mayores reclamos de familiares de desaparecidos. “López Obrador tiene un mandato fuerte y una oportunidad histórica para cambiar la dirección del país”, concluyó Reneaum.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario