Polonia pide ayuda para salvar Auschwitz

Mundo

El primer ministro polaco, Donald Tusk, remitió recientemente una carta a los dirigentes europeos para pedir apoyo económico para salvar el campo de concentración de Auschwitz, según reveló el diario "Dziennik", que recuerda que este lugar necesita una inversión de 120 millones de euros para sobrevivir.

"Políticamente es un asunto importante y ni el Consejo ni la crisis financiera pueden dificultar la salida de dinero para este museo", dice el portavoz del Consejo de Europa, Jesús Carmona, en declaraciones que recoge el rotativo.

Las afirmaciones de Carmona dejan la puerta abierta a futuras ayudas internacionales para que el campo de exterminio de Auschwitz pueda superar su asfixia económica y continuar abierto como ejemplo vivo de la barbarie nazi.

El problema reside en que el museo de Auschwitz es mucho más que un simple edificio y requiere un mantenimiento constante que supera los seis millones de euros anuales, sufragados prácticamente en su totalidad por el Gobierno polaco, lo que en Varsovia consideran una injusticia.

"Es el momento de actuar para asegurar que el último campo de concentración se pueda conservar para futuras generaciones", dijo el ministro polaco de Exteriores, Radoslaw Sikorski, quien recuerda que el mal estado de las instalaciones requiere un desembolso urgente de la comunidad internacional.

Auschwitz consta de más de 150 edificios, 300 ruinas, cerca de 200 hectáreas de tierra, 250 trabajadores y una cantidad increíble de documentos y otros artículos que constituyen pruebas de los crímenes cometidos por los nazis.

"Si nuestra necesidad fuese la de arreglar los tejados, entonces serían suficientes 15.000 euros, por ejemplo, pero se trata de desvelar y proteger la historia", ha defendido en varias ocasiones el director del museo, Piotr Cywinski, quien reconoce que existe una acuciante falta de fondos.

El museo del campo de concentración de Auschwitz recuerda el genocidio nazi, que tuvo en este lugar uno de sus principales escenarios, con más de un millón de personas, en su mayoría judíos, asesinados en la llamada "fábrica de la muerte".

En 1979 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y, cada año, recibe la visita de miles turistas de todo el mundo, con más de un millón de entradas el pasado 2008.

Dejá tu comentario