La popularidad de Boris Johnson se hunde a inéditos niveles negativos por el escándalo Cummings

Mundo

La defensa que el primer ministro de Reino Unido hace de su asesor, que violó el confinamiento, llevó su aceptación del 19 a -1%.

La popularidad del primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, se desplomó, muestra de que su defensa de su controvertido asesor acusado de infringir el confinamiento por coronavirus, Dominic Cummings, indigna no solo a su partido sino también a la opinión pública.

Pese a que Reino Unido es el segundo país del mundo más golpeado por el coronavirus, con 37.000 muertos confirmados -46.0000 sumando los casos sospechosos-, desde hace cinco días los medios británicos solo hablan del polémico Dominic Cummings, mano derecha de Johnson e ideólogo del Brexit.

Vario medios reportaron la semana pasada que Cummings, incluso con síntomas de Covid-19, realizó en pleno confinamiento varios desplazamientos en auto, violando la premisa del gobierno de quedarse en casa. Desde entonces, las voces que exigen su renuncia o su despido se multiplican, no solo entre la oposición laborista sino en el oficialista Partido Conservador.

Boris Johnson lleva días defendiendo a su asesor y el miércoles se preparaba para dar explicaciones ante los comités especiales del parlamento sobre cuestiones relativas al coronavirus en Reino Unido.

Muestra del clima que vive el país, una encuesta publicada en el periódico sensacionalista Daily Mail mostró que el índice de aprobación de Johnson cayó en picada del 19% a -1% en sólo unos días.

Esta desaprobación de la opinión pública se suma a una sensación creciente de rebelión interna por la gestión del escándalo de Dominic Cummings: casi 40 diputados conservadores exigieron que deje el cargo y un secretario de Estado dimitió el martes en señal de protesta.

Otro sondeo del instituto YouGov para el periódico The Times, en tanto, registró que la ventaja de los conservadores sobre el laborismo se redujo nueve puntos en una semana.

El sondeo sitúa a la formación de Boris Johnson en un 44% de aceptación, cuatro puntos menos en los últimos siete días, y al Partido Laborista en 38%, cinco puntos más.

El último líder conservador que vio desplomarse así su ventaja fue David Cameron durante la campaña para las legislativas de 2010.

Para los ciudadanos de Reino Unido "el caso Dominic Cummings parece haber calado hondo y está pasando factura rápidamente al apoyo al gobierno en general y a Boris Johnson en particular", dijo a la agencia AFP Tim Bale, politólogo de la Queen Mary University de Londres.

En su opinión, "el peligro es que esto refuerce una preocupación de larga data entre los votantes británicos de que el Partido Conservador se preocupa más por sus amigos ricos que por la gente común".

Muestra de ello fue la pregunta de un sacerdote de Brighton que en la conferencia de prensa diaria preguntó al gobierno si iba a cancelar las multas a todos los británicos que se desplazaron por el bienestar de sus hijos, como asegura haberlo hecho Dominic Cummings.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario