Reino Unido: el escándalo por Dominic Cummings abre un cisma en el gobierno de Johnson

Mundo

Un ministro renunció en protesta por la defensa que el primer ministro británico hizo de su mayor asesor, quien violó varias veces la cuarentena.

Un ministro del gobierno de Reino Unido dimitió el martes, poniendo de manifiesto las fuertes tensiones causadas dentro del ejecutivo de Boris Johnson por Dominic Cummings, poderoso y controvertido asesor del primer ministro al que se acusa de haber vulnerado las reglas del confinamiento por el coronavirus en varias oportunidades.

La polémica estalló cuando los diarios Daily Mirror y The Guardian revelaron el viernes que el cerebro de la campaña por el Brexit en el referéndum de 2016, viajó 400 kilómetros en abril pese a que el confinamiento obligaba a los ciudadanos de Reino Unido a quedarse en casa.

Y fue creciendo durante un largo fin de semana, hasta que el lunes, feriado en Reino Unido, el propio Dominic Cummings defendió en una conferencia de prensa haber actuado "legalmente y razonablemente".

Reuters on Twitter

Afirmó que, temiendo estar infectado de coronavirus, se instaló con su esposa y su hijo de cuatro años en la casa de sus padres en Durham, en el noreste de Inglaterra, porque buscaba a alguien para cuidar del niño.

No se arrepintió ni pidió disculpas y afirmó que no había considerado dimitir, a pesar de la multitud de llamamientos en este sentido incluso en el seno del Partido Conservador, donde ya 15 parlamentarios exigieron su renuncia.

Según un sondeo del instituto YouGov publicado el martes, 59% de los británicos quiere que Dominic Cummings dimita. Ese porcentaje es de 52% entre los partidarios del Brexit, del que el asesor de Boris Johnson es considerado un artífice.

El "asesor especial" -de quien se especuló que podía tomar las riendas del ejecutivo de Reino Unido durante la convalecencia de Johnson por su cuadro de coronavirus- contó con el respaldo personal y público del primer ministro, quien dijo lamentar el domingo la "confusión" y la "rabia" que habían agitado al país durante tres días en que no se habló de otra cosa.

"El primer ministro considera que Dominic Cummings actuó con responsabilidad e integridad", insistió el martes su vocero. Boris Johnson ya estaba en el centro de la tormenta por las acusaciones de su lenta reacción frente a la crisis causada por la pandemia de Covid-19.

SkyNews on Twitter

Pronto quedó claro que el mismísimo Johnson no había logrado apagar el fuego respecto a su estrecho colaborador.

"No había hecho comentarios públicos sobre la situación con Dominic Cummings porque esperaba a conocer todos los detalles", afirmó el secretario de Estado para Escocia, Douglas Ross, al publicar su carta de dimisión en Twitter. "Todavía hay puntos en la explicación que me causan un problema", subrayó.

"Los habitantes de mi circunscripción no pudieron despedirse de sus seres queridos, las familias no pudieron llorar juntas, la gente no pudo a sus seres queridos enfermos porque estaban siguiendo las recomendaciones del gobierno", afirmó Ross en su carta.

"No puedo, de buena fe, decirles que estaban todos equivocados y que un consejero del gobierno tenía razón", agregó, en consonancia con la principal crítica hecha por otros miembros del Partido Conservador y del opositor Partido Laborista: la del doble rasero para el confinamiento.

Reino Unido, segundo país del mundo más golpeado por el coronavirus con cerca de 37.000 muertos -más de 46.000 contando los casos confirmados y sospechosos-, está confinado desde hace dos meses.

Johnson anunció una desescalada a partir del 1 de junio sin embargo, la ministra del Interior, Priti Patel, subrayó que se sigue pidiendo a los británicos evitar los "viajes no esenciales".

Un jubilado vio a Dominic Cummings el 12 de abril -día del cumpleaños de su esposa- cerca del castillo medieval de Barnard, a unos 50 km de Durham, y según The Guardian y Daily Mirror presentó una denuncia por infracciones de las leyes de salud.

El ministro del Gabinete, Michael Gove, número dos del gobierno, acudió el martes al rescate de Cummings, al que describió como un "hombre de honor e integridad". "Creo que la mayoría de la gente entenderá que estaba bajo presión y quería poner la salud de su esposa e hijo en primer lugar", dijo a la BBC.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario