Reparos a Lula por Banco del Sur

Mundo

Brasilia (Reuters) - El gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva cometió un grueso error al sumar a Brasil al Banco del Sur, afirmaron ayer economistas para quienes la entidad promovida por Venezuela podría otorgar préstamos con criterios más políticos que técnicos.

Ideada por el presidente venezolano, Hugo Chávez, como un ente de financiamiento para Sudamérica alternativo a los organismos con sede en Washington, la entidad quedaría constituida en noviembre por ocho países de la región.

«Es una enorme equivocación del gobierno brasileño haber apoyado esta iniciativa», sostuvo el ex ministro de Hacienda y economista socio de la consultora Tendencias, Maílson da Nóbrega. «Brasil debería haber ido contra este proyecto, que terminará creando un banco para otorgar préstamos modestos a países como Bolivia y Ecuador, con visión anticapitalista y poco o ningún acceso a los mercados internacionales de capital», agregó.

Los fundadores del proyectado banco -la Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela-, a los que se sumará Colombia, aún buscan consenso sobre el estatuto de la entidad, el capital con que será constituida y la forma de aportes y representación de sus accionistas. Brasil presentó inicialmente objeciones al proyecto, asegurando que el nuevo banco debería constituirse sobre principios bancarios «modernos» y técnicamente consistentes. Pero, según analistas, la mayor economía latinoamericana terminó cediendo por cuestiones políticas.

«Mi impresión es que el entusiasmo por el Banco del Sur vino del área diplomática del gobierno (de Brasil) y no tuvo una barrera de racionalidad en el Ministerio de Hacienda para postergar indefinidamente la idea», indicó Da Nóbrega.

Según el economista, ministro de Hacienda durante parte de la presidencia de José Sarney (1985-1990), el Banco del Sur «tenderá a ser irrelevante», aunque advirtió que su creación «es una aventura que podría causar problemas si Venezuela, Bolivia o Ecuador quisieran transformarlo en un instrumento de confrontación».

El economista Sergio Valle, de la consultora-MB Associados, en San Pablo, coincidió en que el Banco del Sur será «irrelevante» para las necesidades de financiamiento de Brasil, aunque consideró que podría ser útil para países con poco o muy oneroso acceso al crédito, como Ecuador o Bolivia.

«Para Brasil sólo tendrá costos», dijo Valle, indicando que el futuro banco tiene «motivaciones políticas, no económicas».

El economista agregó que cree que la prevista entidad «no será tan restrictiva» en sus cláusulas de resultado a la hora de financiar un proyecto, por lo que no podría obtener fondos a un costo accesible y se convertiría en el futuro en una «carga pesada» para sus miembros.

Dejá tu comentario