Mundo

Soldados chinos de civil encienden el alerta de una intervención en Hong Kong

Pekín y Hong Kong - La violencia en Hong Kong se acrecentó ayer luego de que se confirmara la presencia de soldados chinos vestidos de civiles en esa región y de que la policía local amenazara a los manifestantes prodemocracia atrincherados en la Universidad Politécnica con emplear munición real.

Aunque la prensa china informó que los soldados, usando ropa de civil, entraron en acción en Hong Kong para ayudar a limpiar las calles, el sábado, de los ladrillos y escombros que quedaron por los enfrentamientos entre quienes protestaron y las fuerzas de seguridad, los manifestantes creen que su presencia es permanente en la excolonia británica.

La misión militar china se afincó cerca de la Universidad Bautista de Kowloon, uno de los centros de los choques de los últimos días, donde el Ejército Popular de Liberación (PLA) tiene un cuartel.

“Esta es la primera vez que el EPL estuvo directamente involucrado en eventos políticos en Hong Kong”, escribió Demosisto en Twitter, un partido cofundado por Joshua Wong, un exlíder del movimiento de los paraguas de 2014. “Debemos ser cautelosos porque podría ser la táctica con la que China comienza a intervenir más directamente en los asuntos de Hong Kong”, afirmó.

Por su parte, la popular diputada pro democracia Claudia Mo escribió en Twitter: “Soldados enviados, vestidos de civil, para ayudar a limpiar las calles. Por invitación de la gobernadora Carrie Lam? Esto es contra de la Ley de Guarnición? O simplemente una forma de acostumbrarse a las personas para la intervención militar?”.

Las protestas, especialmente desde que se volvieron violentas, han alimentado los temores de que Pekín pueda mover sus fuerzas militares.

Ayer, en tanto, la policía de Hong Kong advirtió que comenzaría a usar munición letal si los manifestantes atrincherados en la Universidad Politécnica continuaban arrojándole bombas molotov y otros proyectiles, en una jornada de las más violentas desde el inicio de las protestas en marzo pasado.

La intención de las autoridades de Hong Kong de reabrir el túnel más importante de la ciudad, que conecta con la zona universitaria, derivó ayer en nuevos y graves enfrentamientos entre policías y manifestantes, que respondieron al gas lacrimógeno de los antidisturbios con piedras y cócteles molotov.

Como resultado de estos enfrentamientos, el túnel Cross-Harbor, que une Kowloon con la isla de Hong Kong, quedó nuevamente bloqueado y las estaciones de peaje, dañados por los manifestantes.

Las manifestaciones comenzaron hace ocho meses por la decisión del gobierno de tratar una ley de extradición a China que los activistas vieron como un ejemplo de la erosión de sus derechos desde que la isla volvió a estar bajo control chino en 1997. El proyecto fue retirado por las autoridades de la excolonia británica, pero las manifestaciones viraron hacia nuevos reclamos, incluido sufragio universal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario