Trump provoca en la apertura de audiencias sobre el asalto al Capitolio

Mundo

Washington - La violencia que desató el asalto del año pasado al Capitolio de Estados Unidos “no terminó”, dijo ayer el comité que investiga el ataque y la posible responsabilidad del entonces presidente Donald Trump.

En la primera de seis presentaciones que serán emitidas por televisión, el panel de legisladores buscará demostrar que Trump y su círculo cercano cometieron delitos en una conspiración criminal para revertir la victoria de Joe Biden en las elecciones de 2020, que culminó con el mortal asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021.

“La democracia sigue en peligro”, advirtió el demócrata Bennie Thompson, presidente del comité de la Cámara de Representantes que investiga el asalto, en comentarios preparados publicados justo antes de la primera audiencia.

“La conspiración para frustrar la voluntad del pueblo no terminó. Hay quienes están sedientos de poder en este país, pero no tienen amor ni respeto por lo que hace grande a Estados Unidos”, señaló.

Jamie Raskin, demócrata y miembro del panel, dijo recientemente que las audiencias “van a contar una historia que realmente va a hacer volar el techo”.

“Ningún presidente ha hecho algo similar a lo que ocurrió acá, tratar de organizar un golpe para revertir una elección y saltarse el orden constitucional”, declaró. “Y luego usar también una insurrección de grupos extremistas violentos, nacionalistas blancos y racistas, grupos fascistas, para respaldar el golpe”, añadió.

Trump calificó a la investigación como una “cacería de brujas” sin fundamento, pero las audiencias públicas estaban claramente en su mente ayer cuando lanzó una diatriba en plataforma Truth Social, defendiendo la insurrección como “el mayor movimiento en la historia del país” para lograr que “Estados Unidos vuelva a ser grande”.

“Se trataba de unas elecciones amañadas y robadas, y de un país que estaba a punto de ir al INFIERNO”, agregó.

El líder republicano en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, aseguró a su vez que la comisión parlamentaria es “la más política y la menos legítima de la historia de Estados Unidos”.

Dejá tu comentario