V

Mundo

Washington - Barack Obama abogó ayer por la «regla Buffett», una redefinición de los criterios fiscales destinados a hacer pagar más a los estadounidenses más ricos, lo que en rigor también es una manera de poner en evidencia al multimillonario Mitt Romney, su probable adversario en la presidencial.

«Lo que condiciona enteramente a nuestra economía es la brecha que separa a los ultrarricos del resto de la población», subrayó el presidente norteamericano en un discurso en Florida.

«Les pregunto: ¿cuál es la mejor forma de fortalecer a nuestra economía? ¿Dar 150.000 dólares más en exenciones fiscales a cada millonario y multimillonario? ¿O invertir en la educación, investigación, salud y en nuestros veteranos de guerra?», agregó Obama en un discurso en la universidad de la ciudad de Boca Raton.

Romney, exinversor cuya fortuna se estima entre 190 y 250 millones de dólares, reconoció estar sujeto a una tasa impositiva cercana al 15%, pese a contar con ingresos anuales superiores a 20 millones de dólares en 2010 y 2011.

Agencias EFE, ANSA y Reuters

Dejá tu comentario