Ayer comisario, hoy intendente: "Los policías no pueden hacer lo que quieren"

Municipios

El jefe comunal de Chivilcoy, Guillermo Britos, quien perteneció a la Bonaerense por más de 30 años, se muestra en contra de la sindicalización de la fuerza y asegura que el problema de los sueldos "se profundizó con Vidal".

Guillermo Britos, jefe comunal de Chivilcoy, y uno de los siete alcaldes que no forman parte del Frente de Todos ni de Cambiemos, aseguró en diálogo con Ámbito que las imágenes de ayer, con los policías rodeando la Casa de Gobierno bonaerense y la Quinta de Olivos, “me provocaron una sensación muy fea. Uno nunca espera ver policías uniformados reclamando en patrulleros de esta forma”.

Se trata de una voz autorizada. Antes de incursionar en política (fue electo en 2015 como parte del Frente Renovador y en 2019 por Consenso Federal), Britos fue como comisario general al frente de todas las dependencias de Lomas de Zamora luego de ocupar otros roles de importancia en Mar del Plata y San Pedro.

Periodista: Tanto el reclamo como la forma encontraron una misma opinión de casi todo el arco político. ¿Le llamó la atención cómo se dieron los hechos?

Guillermo Britos: Sí, porque entiendo que el reclamo es justo y que las horas extra son una burla. Más en seguridad. Pero la desorganización hizo a la forma. Que el presidente invite a dialogar a policías y que ninguno acceda es bastante extraño. Estaban todos reclamando, pero sin saber muy bien qué. Sin pedir algo claro.

P.: ¿Por qué creo que se llegó hasta este momento con los sueldos desfasados?

G.B.: Los sueldos de los policías son bajos como también lo son los de los municipales y los de los médicos. Pero la policía siempre tuvo un sistema que se actualizaba con las paritarias docentes, y Vidal lo eliminó en 2018 cuando a los maestros les dio el 47 por ciento de aumento. Después se terminó ese sistema y la policía quedó muy rezagada. Sobre todo en los últimos tres o cuatro años. Pero aunque se profundizó con Vidal no empezó con ella. La policía viene con promesas incumplidas desde (Alejandro) Armendáriz para acá. Con todos los gobernadores hubo complicaciones. Pero hubo casos más castigados como cuando estaba le ley de prescindibilidad. Ahí te echaban porque no les gustaba tu cara a alguien.

P.: ¿Cree que el aumento que ofreció el gobernador resolverá el conflicto?

G.B.: Espero que lo resuelva. La policía tiene un sistema complicado porque el primer mes de aumento va a la caja de retiros. Salvo que se haga retroactivo este mes los policías no recibirán nada. Lo que sí, se van a tener que evitar situaciones como las que venimos viendo. Y esto es responsabilidad de los jefes policiales porque no se puede rodear la Quinta de Olivos sin que nadie haga algo para impedirlo. Los propios jefes de policía se tienen que poner al frente e impedirlo.

P.: ¿Tuvo marchas en Chivilcoy?

G.B.: El primer día no tuvimos y el segundo se dio una marcha de 400 personas entre las que había uniformados y patrulleros. Llamé al jefe de policía y le dejé en claro que el reclamo era justo, pero que los policías uniformados no podían estar cortando la calle. Le avisé que si no se resolvía le iba a pedir al ministro de Seguridad y al gobernador que los saque de Chivilcoy.

P.: ¿Y qué pasó?

G.B.: Al tercer día no fue nadie. Uno tiene que poner un orden sino es complicado. Los policías no pueden hacer lo que quieran. Ayer le dije a la ministra de Gobierno (Teresa García) que los frene porque si no cualquier empieza a decir cualquier cosa. Había un chico de 23 años en San Nicolás con un reclamo y otro de 25 en La Matanza con uno distinto. Y ninguno entiende lo que es la fuerza y a lo que se exponen. No se dan cuenta de que incluso se exponen porque eso puede terminar en un delito muy grave. Me parece muy bien lo que hizo Kicillof. La forma siempre es el diálogo.

P.: Otro de los reclamos es la sindicalización. ¿Qué opina al respecto?

G.B.: No estoy de acuerdo con la sindicalización. La policía no puede tener derecho a huelga. Ver móviles de Morón y Moreno en La Matanza es un disparate. No pueden estar parados. Y los uniformados, tampoco.

P.: ¿Cree que hubo una mano política detrás de las movilizaciones?

G.B.: No. Lo que sí faltó fue firmeza cuando se inició el reclamo. Había que ser más claros. En estos reclamos aparecen echados que quieren llevar agua para su molino, gente que quiere ser representante sindical y heridos en servicio con reclamos dignos. ¿A quién representan? Faltó que los jefes salgan a decirle a los policías que vuelvan a trabajar y a brindar seguridad. Yo hubiera hecho eso.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario