Electrónica fueguina paga 70% de sueldos y busca acuerdo con gremio

Nacional

La cámara Afarte que agrupa a compañías dijo que el sector "se encuentra en una situación límite". Gobierno de Melella convocó a UOM y empresas.

El aislamiento obligatorio por el coronavirus le dio un nuevo golpe a la industria electrónica de Tierra de Fuego, que había cerrado 2019 con los peores registros de producción de la década. Ahora, Afarte, la cámara que agrupa a las empresas provinciales del sector, anunció a través de un comunicado que se depositaron un 70% del sueldo de los empleados con la intención de regularizar el saldo restante en el transcurso del mes, aunque sin dar certezas.

“En el sector de electrónica de consumo, que fabricamos en Tierra del Fuego, hace veinte meses que los indicadores de ventas y producción están en caída. Las fábricas tienen un 57 % de capacidad ociosa promedio”, señaló la entidad en el comunicado.

Las empresas buscan una señal del sindicato UOM para encontrar una salida durante el parate de la producción por el aislamiento, que en la provincia gobernada por Gustavo Melella (del sello Forja, aliado del Frente de Todos) comenzó el 17 de marzo, unos días antes que en el resto del país. El gobernador fueguino instruyó ayer al ministerio de Trabajo provincial a que convoque a una “reunión urgente” a representantes de Afarte y de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) para “analizar las cuestiones salariales” y “proyectar un trabajo mancomunado para el futuro de la industria fueguina”.

Melella llamó al “compromiso y la solidaridad del sector empresario privado” y pidió “apoyar a los trabajadores que han acompañado el crecimiento de las empresas y que hoy ponen el hombro” para salir de la crisis.

Por su parte, el presidente de Afarte, Federico Hellemeyer, en diálogo con Ámbito Financiero manifestó que la llegada del coronavirus encuentra al sector “con muy bajas defensas”. “El 2018 había sido malo, y en 2019 tuvimos caídas en todos los productos que se fabrican en Tierra del Fuego. En televisores el retroceso fue de 43%, por ejemplo”, dijo Hellemeyer. Y agregó que “con esta fragilidad, la paralización de la actividad nos pega de lleno”.

Desde que rige el aislamiento obligatorio, en la isla se frenó la fabricación, el movimiento de mercaderías y la facturación. “La situación preocupante. Se pone a prueba la caja de las compañía”, sostuvo el titular de Afarte. También explicó que en los últimos dos años el nivel de empleo logró sostenerse por el acuerdo que habían firmado las empresas, el gremio de la UOM, y los gobierno provincial y nacional, en ese entonces a cargo de Rosana Bertone y Mauricio Macri, respectivamente. El pacto en aquel entonces garantizaba que no habría despidos pero los gremios desistían de aumentos por paritarias, en tanto que el Estado brindaba una serie de beneficios fiscales y estímulos.

En el comunicado, Afarte mencionó que “con obligaciones de pagos, la industria electrónica de Tierra del Fuego se encuentra en una situación límite, con pocas posibilidades de sobrellevar esta crisis”. El texto también anunció que estaban en gestiones para reanudar al menos parcialmente la fabricación de productos.

Como antecedente, la semana pasada Mirgor, empresa dedicada a rubros como el autopartista y la telefonía móvil, dejó sin efecto el contrato de 740 operarios en la provincia. La compañía indicó que la pandemia provocó una “fuerte caída en la actividad industrial”, aunque todo se encuentra en suspenso a raíz de las negociaciones encaradas en el Ministerio de Trabajo local.

Dejá tu comentario