Camino a la Industria 4.0: la transformación digital en América Latina

Negocios

Cuanto antes despleguemos el 5G en la región, más rápido podremos disfrutar de sus beneficios y generar un aumento de riqueza similar al que están registrando otras partes del mundo.

La Industria 4.0 es la culminación de un proceso que comenzó hace más de dos siglos, cuando aparecieron las máquinas de vapor y se inició el camino hacia la mecanización de las industrias. Ya fuere a través de la electricidad, la lógica programable, la computación o el 5G, la humanidad ha utilizado las tecnologías para automatizar los procesos productivos con una premisa: salir de las fábricas para evitar entornos de producción peligrosos y para maximizar beneficios.

En la actualidad, durante la Cuarta Revolución Industrial, estamos dando un paso más allá. No sólo buscamos la automatización de los procesos productivos, sino también su automatización y la posibilidad de gestionarlos de forma remota. Esta necesidad la hemos visto de forma clara en los últimos dos años, tanto en la industria como en la sociedad: compramos, trabajamos y estudiamos de forma remota, y, en paralelo, las empresas experimentan procesos internos muy similares.

Sin embargo, para que la Industria 4.0 pueda desarrollarse en toda su capacidad, sus componentes -desde el IoT hasta los robots, sensores y más- necesitan una capa de conectividad que permita habilitarla. Es decir, la hiperconectividad de todos los elementos inteligentes se torna clave para el impulso de la Industria 4.0.

En ese sentido, el 5G aparece como un habilitador que posibilita la transformación digital, ya que cubre el 100% de los casos de uso de la Industria 4.0, sobre todo en lo referente a la latencia y ancho de banda, y tiene un impacto transversal en todas las industrias, desde manufactura y agricultura hasta energía y salud, entre muchas otras. De hecho, se espera que para 2025 el IoT y 5G generen alrededor de 11 mil millones de dólares en Industria 4.0. Específicamente, en América Latina, el 5G podría permitir que el PBI de la región crezca en un 5% para 2030, lo que representa casi $300 mil millones.

Los beneficios en la industria hacen que el 5G esté creciendo más rápido de lo que imaginábamos. Mientras a fines de 2020 había 220 millones de suscripciones en 5G, se espera que para 2026 estas crezcan a 3.5 billones. Asimismo, Latinoamérica alcanzará un 26% de suscripciones móviles de 5G para 2026, mientras que mercados como el de América del Norte, Europa Occidental y Asia Oriental liderarán el crecimiento con un 80%, 68% y 66% de suscripciones respectivamente.

Entonces, ¿por qué América Latina debería apostar por el desarrollo de la industria 4.0? Porque presenta beneficios en tres áreas fundamentales. Por un lado, la sustentabilidad, ya que la tecnología digital puede reducir las emisiones globales para 2030 hasta el 15%. Además, brinda mayor seguridad a los trabajadores. Por ejemplo, la minería inteligente tiene el potencial de prevenir 1,000 muertes (-10%) y 44 mil lesiones (-20%) hasta 2030. Finalmente, los beneficios empresariales son muy atractivos, como en el caso de la implementación de un puerto inteligente, que presenta una recuperación de la inversión menor a 2 años.

En este sentido, podemos destacar tres sectores relevantes para el desarrollo de la Industria 4.0 en la región: la minería, la manufactura y los puertos. En el caso de la minería, un sector crítico en América Latina, la región con mayor producción de plata en el mundo y la segunda en oro, la Industria 4.0 puede presentar atractivos muy interesantes. En un estudio reciente de Ericsson, observamos que el mercado de minería inteligente se va a triplicar hacia 2025, impulsado por el deseo de reinventar la industria, así como por perfiles de riesgo más bajos y un incremento de los beneficios.

Las características del 5G permiten nuevos casos de uso para uso empresarial e industrial por lo tanto su despliegue se convierte en detonante y catalizador de la transformación digital y la Industria 4.0. Cuanto antes despleguemos el 5G en América Latina, más rápido podremos disfrutar de sus beneficios y generar un aumento de riqueza similar al que están registrando otras partes del mundo.

Director del Centro de Excelencia en América Latina de Ericsson

Dejá tu comentario