Tras los casos de Amazon y Starbucks, Apple también tendrá un sindicato interno

Negocios

Trabajadores de una tienda en Tonwson, Baltimore, votaron a favor de la iniciativa. El colectivo se llamará "Apple Core" y fue catalogado por sus impulsores como una "victoria histórica".

El sindicalismo irrumpe en EEUU y también ingresa a Apple, la última de una serie de grandes empresas en ver nacer un sindicato de trabajadores, tras Amazon y Starbucks, una tendencia que empieza a preocupar a Silicon Valley, pero también tiendas minoristas y restaurantes.

Un fenómeno nuevo, a contracorriente tras una larga crisis de afiliación y representación, madurado en los años de la pandemia, cuando el aumento de las inseguridades y desigualdades socioeconómicas agudizaron la necesidad de los trabajadores de unirse para negociar salarios, beneficios, organización de turnos, permisos parentales y medidas de seguridad anti Covid.

Se trata de una tendencia a la que se oponen los empresarios, incluso con amenazas e intimidaciones, pero alentada por el presidente estadounidense, Joe Biden, quien se define a sí mismo como el presidente "más sindicalista" de la historia del país.

El gran avance en Apple tuvo lugar en una tienda en Tonwson, en el área de Baltimore, Maryland, donde 65 de los 98 empleados votaron a favor de la solicitud de crear un sindicato (se necesita el 30% de las firmas de los empleados), la primera del gigante de la tecnología en EEUU.

El nuevo sindicato Apple Core -abreviatura de una coalición de empleados minoristas organizadas- había escrito una carta abierta en mayo al director ejecutivo, Tim Cook, explicando que su objetivo era "obtener acceso a los derechos que ahora no tenemos", sin embargo, sin "ir en contra o generar conflictos con nuestra gestión".

Se trata de "una victoria histórica, que muestra una creciente demanda de sindicatos en las tiendas Apple y en diferentes industrias a lo largo de nuestra nación", comentó Robert Martínez, presidente de la Asociación Internacional de Maquinistas y Trabajadores Aeroespaciales, el sindicato que apoyó la iniciativa y al que se sumará el nuevo sindicato de trabajadores de Apple.

La esperanza es haber allanado el camino para más de 270 tiendas en el país.

Dos tiendas, en Nueva York y Atlanta, ya se movieron en la misma dirección, pero en la capital de Georgia el proceso se aplazó tras acusar a la empresa de actividades antisindicales.

Actividades que más o menos tienen en común todas las grandes empresas, que intentan intimidar o desalentar a los empleados a crear sindicatos, amenazando incluso con la pérdida de beneficios.

Como hizo el director ejecutivo de Starbucks, Howard Schultz, quien insinuó otorgar los próximos beneficios solo a los trabajadores no sindicalizados, luego de que en diciembre naciera el primer sindicato en un club de Nueva York, contagiando al resto de la cadena.

En abril, sin embargo, le tocó el turno a un almacén de Amazon, también en la misma ciudad. Pero el movimiento sindical también conquistó otros campos, como la red de tiendas de interior Rei, la productora de videojuegos Raven Software y las revistas Condé Nast, New Yorker y Wired.

Una batalla apoyada abiertamente no solo por el senador socialista Bernie Sanders sino también por Biden, quien recibió en mayo en la Casa Blanca al valiente fundador del primer sindicato de Amazon y a sus otros colegas de los gigantes estadounidenses.

"Este país no fue construido por Wall Street, sino por los sindicatos, que crearon la clase media", explicó el mandatario, denunciando el mayor enriquecimiento de los "Tíos Ricos" (personaje de ficción de Disney) durante la pandemia "mientras los estadounidenses hacían fila por comida".

"Una administración controlada por los sindicatos", acusó Elon Musk, uno de los "Tíos Ricos" que se opone a los sindicatos en su empresa, Tesla.

Aunque mucho menos extendidos que en Europa, los sindicatos están volviendo a tener auge en Estados Unidos, develando un país menos individualista y más ávido de un trabajo que no sea a cualquier costo, sino digno.

Temas

Dejá tu comentario