Inteligencia Artificial: oportunidades desconocidas para la mejora del rendimiento

Negocios

¿Por qué es necesario impulsar la implementación de la IA en la productividad de las empresas del país en el corto plazo?

La pandemia del Covid-19 aceleró la transformación digital de las empresas regionales y, desde luego, las compañías argentinas no podían quedar fuera de esta tendencia. Sumada a otras tecnologías como la computación en la nube y RPA, la Inteligencia Artificial (IA) devela potencialidades cruciales, si se implementa oportunamente en la productividad del país.

La Inteligencia Artificial se basa en el desarrollo de algoritmos y permite el procesamiento de datos a gran velocidad con el propósito de crear máquinas o programas que puedan identificar patrones de conducta y formulen respuestas a ello reemplazando, por ejemplo, el talento humano en áreas de seguridad y accesos digitales; la traducción de idiomas; e incluso, el manejo del tránsito vehicular.

¿Por qué entonces es necesario impulsar la implementación de la IA en la productividad de las empresas del país en el corto plazo? En primer lugar, debido a la Big Data, sustrato esencial de este tipo de tecnología. La cantidad de datos generados crece en forma exponencial todos los años, así como la conectividad -nuestro país cuenta con el 63% de la población conectada por telefonía móvil, ocupando el primer puesto en América Latina, según un estudio de Enacom- lo que directamente deriva en la necesidad de contar con tecnologías como la IA capaces de generar patrones de consumo que sirvan de insumo para los empresarios de cara a modernizar constantemente la oferta de sus productos.

Empresas de sectores comerciales de la Argentina como las fintech, insurance tech y el e-commerce han experimentado en el último tiempo las ventajas de desplegar canales digitales dotados de inteligencia artificial como llave maestra para potenciar sus negocios. La experiencia de comprar ha cambiado tan drásticamente en pocos meses, volcándose más hacia lo digital, que las industrias han invertido grandes sumas de dinero con el fin exclusivo de que la experiencia online sea cada vez más parecida a la offline.

Sin embargo, aunque las anteriores experiencias comprueban que la correcta implementación de IA impacta en la eficiencia de los procesos, en los niveles de productividad de la organización, la disminución del margen de error y la correcta toma de decisiones, aún hay muchas compañías que visualizan esta solución tecnológica más como un gasto innecesario de lujo, que una oportunidad de mejora. A fin de cuentas, el empleo de inteligencia artificial crea organizaciones más sólidas internamente y potencia estratégicamente su crecimiento.

Desde luego que esta adopción tecnológica requiere que las empresas sean dinámicas y visualicen a las tecnologías asociadas con la inteligencia artificial como las aliadas idóneas en el mantenimiento e impulso de sus negocios en medio de una realidad más digital e interconectada.

No obstante, la implementación de modernas tecnologías como la IA en la productividad de las compañías debe venir consigo misma acompañada de un soporte educativo que capacite a los trabajadores sobre el uso de esta y otras oportunidades digitales, favoreciendo así la apropiación tecnológica empresarial integral y sostenible. Esta tarea debe ser asumida desde las más altas gerencias corporativas.

En definitiva, respecto a la implementación de inteligencia artificial en las compañías de la Argentina, hay que decir que el camino sigue siendo largo y sinuoso ya que aún falta más concientización sobre las oportunidades que esta tecnología puede traer en el rendimiento de una compañía y mucho más en contextos más digitales y avanzados como los que sin duda vendrán.

(*) Country Manager de TIVIT en Argentina.

Dejá tu comentario