Una derogación que representa un alivio para los productores de granos

Las exigencias y los controles del Fisco, en ciertos casos, conspiran contra la mejor generación de negocios, en particular con el sector rural, cuestión que se está tratando de revertir con el fin facilitar el comercio y reducir costos. ¿Qué se derogó y qué sigue vigente?

Productores agropecuarios.jpg

Por Osvaldo Balán y Alejandro Ciancaglini.- El 14 de mayo pasado se publicó en el Boletín Oficial la Resolución General Conjunta 5510/2024, emitida por el Ministerio de Economía y la AFIP. Esta resolución abroga la Resolución General Conjunta 5236 (B.O. 20/07/2022) del entonces Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y la AFIP.

En los considerandos de la nueva medida se menciona la prioridad del Estado Nacional de constituir una Administración Pública orientada al ciudadano, buscando eficiencia, eficacia y calidad en la prestación de servicios. Al respecto, la AFIP está revisando registros y regímenes de información para agilizar procesos, facilitar el comercio y reducir costos administrativos, en este caso, para el sector agropecuario.

La resolución derogada implementaba un régimen de información dentro del "Sistema de Información Simplificado Agrícola – SISA" relacionado con la producción de granos y semillas en proceso de certificación y también para las existencias de trigo al final del mes de febrero de cada año. Sin embargo, tras una evaluación, se concluyó que el control de la “trazabilidad granaria” se garantiza sin necesidad de esta información adicional.

Por lo tanto, el Organismo Fiscal deja sin efecto esta normativa con el objetivo de disminuir la carga administrativa sobre los contribuyentes y responsables.

La medida entró en vigencia el día de su publicación en el Boletín Oficial, en consecuencia, a partir del 14-05-2024.

¿Qué es lo que se deroga?

En resumen, esta norma deroga tres regímenes de información. Dos de ellos estaban relacionados con la producción de granos y semillas en proceso de certificación -cereales y oleaginosas- y legumbres secas; y el tercero con las existencias de trigo al último día del mes de febrero de cada campaña. Dichos regímenes son (aclaramos que la sigla IP se refiere a Información Productiva):

IP 3 – Existencia de Trigo al 28/02 de cada año. Vencimiento desde el 1º al 31 de Marzo del año en que se declara.

IP 4 – Producción de granos de campaña fina (Cultivos de invierno) – Vencimiento. Desde 1º de Enero hasta 28 de Febrero de cada año.

IP 5 – Producción de granos de campaña gruesa (Cultivos de Verano) – Vencimiento. Desde el 1º de Agosto al 30 de Septiembre de cada año.

Al día de la fecha se encuentran vencida y cumplimentada por los productores la información del IP 3 y del IP 4, por lo que el efecto más próximo que se elimina es el del IP5 (Producción de Gruesa) de la campaña 2023/2024.

Cabe mencionar que la norma original que estableció el régimen informativo sobre producción de granos fue la RG (AFIP) 3342 publicada el 22/06/2012. Esta norma fue muy criticada en su momento y resultó abrogada por la RG (AFIP) 4310 (BO 19/09/2018), que instrumentó el SISA, régimen que como su nombre lo indica simplificó notoriamente la enorme cantidad de trámites y gestiones que debían realizar los productores.

Sin embargo, la RG 5236 ahora abrogada, volvió a incorporar los regímenes informativos para la producción de granos, agregando una obligación adicional para el trigo en cuanto a la información del stock de este cereal al 28/02 de cada año.

Afortunadamente, como hemos ya señalado, estos regímenes dejan de existir a partir del 14/05/2024.

¿Qué regímenes de información se mantienen?

En razón a lo antes manifestado es necesario aclarar que el SISA sigue aplicándose en todos los demás aspectos y también con respecto a los demás regímenes que el productor primario de granos debe seguir cumpliendo.

La información que debe continuar informándose es la siguiente:

IP 1: Existencias de granos con fecha de corte al 30/09 de cada año, conjuntamente con la información respecto de la superficie afectada a los cultivos de invierno (cosecha fina), Vencimiento hasta el 31 de octubre de cada año.

IP 2: Superficie afectada a los cultivos de verano (Cosecha gruesa) Vencimiento hasta el 28 de febrero de cada año.

Las fechas y mecánica para cumplir con la información, se detallan a continuación:

Información Productiva 1 “IP1” (Existencias al 30/09 de todos los granos, más Superficie afectada a cultivos de invierno):

Presentación original y cambios a la misma: Entre el 01/10 al 31/10 de cada año: Módulo “Información Productiva” del servicio SISA. Modificaciones desde el 01/11 al 30/04 del año siguiente: Mismo módulo; desde el 01/05: servicio Presentaciones Digitales.

Información Productiva 2 “IP2” (Superficie afectada a cultivos de verano):

Presentación original y cambios a la misma: Entre el 01/12 hasta el 28/02 del año siguiente: Módulo “Información Productiva” del servicio SISA. Modificaciones desde el día 01/03 al 30/04: Mismo módulo; desde el día 01/05: servicio Presentaciones Digitales.

Es muy conveniente para los productores cumplir con la información correcta dentro del Módulo “Información Productiva”, ya que si deben efectuar modificaciones a través de “Presentaciones Digitales” deberán adjuntar determinada documentación respaldatoria de las modificaciones solicitadas, siendo sometida esta presentación a revisión por parte de funcionarios de la AFIP.

Conclusiones

Esta nueva norma seguramente será más que bienvenida por parte de los productores agrícolas.

Los regímenes de información derogados generaban problemas en cuanto a su cumplimiento, que podían obstaculizar la operatoria habitual del comercio de granos.

Al respecto en la práctica se verificaban diversos inconvenientes, como por ejemplo la dificultad y/o imposibilidad de emisión de liquidaciones primarias de ventas de granos y las trabas en el otorgamiento de cartas de porte para efectuar las entregas de dichos granos.

Además, esta problemática podía derivar en incumplimientos contractuales con perjuicios para el productor, como por ejemplo la imposibilidad de cancelación de saldos, incumplimientos en las entregas y en los canjes, mayores gastos administrativos, etc. Es decir, todas pérdidas innecesarias que afectaban directamente la economía de los productores.

A partir de la vigencia de esta nueva norma entendemos que se agilizará la comercialización y entrega de la producción. Se evitarán entonces contratiempos para los operadores e intermediarios, generados muchas veces por inconsistencias de carácter formal, que obstaculizaban la necesaria fluidez en la comercialización y ocasionaban las consecuencias económicas y financieras antes mencionadas.

Por último, debe señalarse que el sector agropecuario sigue siendo uno de los más controlados en nuestro país. Igualmente, entendemos que la presente medida aporta cierto alivio para los productores.

(*) Contador Público (UBA). Especialista en Tributación (UBA.). Consultor tributario independiente.

(**)Contador Público (UNC). Especialista en temas agropecuarios. Integrante del “Estudio Ciancaglini”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar