Opiniones

Cuál es la función del médico en el sistema de salud pública

El concepto de Salud Pública es mucho más amplio que la atención médica brindada a la población en establecimientos asistenciales.

A propósito de la proximidad del Día del Médico, que se conmemora el 3 de diciembre, es oportuno revisar cuál es la función de esta profesión dentro del Sistema de Salud. Aunque términos como salud, medicina y médico suelen aparecer asociados, no necesariamente ampliar la red servicios de atención ambulatoria o instalar hospitales con equipamiento complejo, son los factores determinantes de la Salud Pública.

Sin embargo, es frecuente que funcionarios electivos -intendentes, gobernadores-, designen a su médico de confianza para ocupar la cartera de Salud. En verdad algunas obras de infraestructura, como provisión de agua potable, cloacas, gas natural o asfalto, pueden aportar más al bienestar de la población y a prevenir algunas enfermedades, …y éstas no dependen de la cartera de Salud.

El concepto de Salud Pública es mucho más amplio que la atención médica brindada a la población en establecimientos asistenciales; depende de las condiciones ambientales de la vivienda, del nivel educativo de los miembros del grupo familiar y de la inserción laboral de los jefes de familia. Además de la atención personal, los planes de Salud Pública deben incluir acciones de promoción de la salud -alimentación adecuada, actividad física, ambiente saludable- y prevención de las enfermedades -vigilancia de factores de riesgo, inmunizaciones, exámenes periódicos-. Este conjunto de actividades debe estar previsto dentro del plan de cobertura brindado por el Estado, obras sociales o seguros privados.

Habitualmente consideramos buena cobertura a disponer de servicios médicos complejos, procedimientos de alto riesgo o medicamentos costosos. Sin duda estos componentes son necesarios, pero más del 80% de nuestras necesidades de salud son resueltas por la atención ambulatoria y las acciones de promoción y prevención mencionadas.

Pensamos en el médico como simbólico proveedor de estos servicios, pese a que es un eslabón de la compleja maquinaria asistencial, integrada por bioquímicos, enfermeras, odontólogos, kinesiólogos, psicólogos, nutricionistas, técnicos auxiliares y administradores. Estas profesiones forman parte de una extensa red de servicios públicos y privados, con o sin fines de lucro, ambulatorios o con internación, con mayor o menos de grado de articulación entre ellos, pero complementando una amplia gama de oportunidades de atención.

Este predominio de la figura del médico como ejecutor de la Salud Pública, ha sido calificada como modelo médico-hegemónico, contrapuesto a la estrategia de Atención Primaria de la Salud (APS). En realidad, es el acelerado avance científico-tecnológico el que ha generado la atracción por la atención especializada en desmedro del abordaje clínico, desplazando otros atributos tradicionales del médico, como su visión humanista, su interés por el 1er. nivel de atención, la promoción y la prevención, el enfoque familiar y comunitario.

Y este gradiente en la escala de valores sanitarios no se encuentra solo en los médicos, sino también en la mayor parte del personal de salud, en el imaginario social y hasta en el periodismo. Los especialistas son mejor considerados que los clínicos, el trabajo en las salas hospitalarias más que el de los centros de salud, las operaciones complejas más que las acciones preventivas.

La sociedad en su conjunto debería revalorizar sus categorías para jerarquizar las actividades que contribuyen a su bienestar.

(*) Director del departamento de Salud Pública de Fundación Barceló. Médico sanitarista (UBA). Ex Subsecretario de Salud del Gobierno Nacional.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario