Cuarentena "je suis Vicentin"

Opiniones

Tras las protestas anticuarentena, ahora se suman reclamos por Vincentin. Mientras, siguen en aumento los casos por coronavirus en el AMBA, en medio de medidas políticas imprudentes, y comunicadores y opinólogos de turno que minimizan al virus.

Podemos entender qué el jefe de Gobierno de la Ciudad no pueda manejar presiones, pero había razones para entender que se arriesgaba un aumento de casos de coronavirus en AMBA. Los comunicadores “sobres salientes” y los opino-epistemólogos minimizaron el riesgo. La verdad es que la decisión fue imprudente. El jefe porteño quería calmar 1.5 millones de porteños y el costo lo pagan los otros 15.5 millones en AMBA. El gobernador de la provincia mostraba disgusto frente a la procacidad amarilla. Pero eso fue hace dos semanas, ya pasamos los 1.000 muertos.

La bobería y los pájaros carpinteros del plasma, ganaron una vez más.

Nadie en su sano juicio imagina que un comunicador o un macroeconomista, un MBA es una fuente confiable de sabiduría epidemiológica. Los resultados deberían arrojar el mismo porcentaje de credibilidad futura. Si en cuatro años cada vez que hacían algo se equivocaban, como es posible que con 2.9 millones de habitantes se le dé más margen para cometer errores (que se cuentan en muertos).

Si los contagios siguen ascendiendo dañarán más la credibilidad profundamente dañada del periodismo de guerra y el nuevo candidato del mejor equipo. El virus no es un enemigo que Duran Barba y “los pirinchos” puedan combatir. Y, Alberto Fernandez no es un presidente que se pueda acusar de montonero. Hasta la mayoría combativa está en “modo león herbívoro”. Lo que se podría impulsar para hacer temer y demonizar no se ve por ningún lado. El Covid-19 es un problema real y exige soluciones reales, algo que el PRO nunca supo hacer.

Así que a los que decían que todo iba a estar bien, desgraciadamente el virus no les está obedeciendo.

“Je suis Vicentin”

A la pregunta del obelisco: ¿por qué protesta usted? Se argumentó:

“No existe el contagio”. “Estoy para que se vaya la chorra”. “Para que no nos expropien la vida”. “Contra la masonería”. “Nos están vendiendo al Nuevo Orden Mundial”. “Contra la cuarentena”. “Contra todos los políticos”. “Porque somos macristas”. “Boudou se robo todo”. “El día 30 cobran todos los políticos y no van a los tribunales”. “Esto es una mafia, no importa lo que hicieron los otros antes”. “Somos personas y cada vez hay menos de comer”. “La plata se la dan a Boudou”. “Alberto sos tan inepto que para lo único que quiero que sigas es para que no te suceda la mechera”. “Esta cuarentena es ridícula”. “El único virus que tenemos se llama peronismo”. “Ellos tienen 7 u 8 hijos y yo solo 2; ellos cobran AUH”. “No quiero ser Venezuela”.

anticuarentena 2.jpg

Antecedentes alimenticios en Argentina

Una broma de época cuando llegaba una cuadrilla para arreglar un bache era que dos iban a reparar el pozo y tres prepararían el asado. Los obreros comían asado al mediodía en la semana, siempre. Las obras en construcción esparcían olorcito a asado al medio día.

Hacia 1974 alimentación y bebidas era el porcentaje mayor de la producción manufacturera (17.4%-Vitelli, “Los dos siglos de la Argentina, Historia económica comparada”, Bs.As., 1999). SASETRU era la cuarta industria con 10.000 personas en varias plantas. Si sumábamos Molinos Rio, Bagley, Canale, Terrabusi, Ortiz, Mantecol, Compañía Introductora, Dos Anclas, Noel, La Campagnola, Establecimiento Santa Rosa, La Panificación Argentina; hablábamos del mercado alimenticio. Empresas argentinas abastecían la demanda interna sin problemas y, a precios accesibles. SASETRU poseía flota mercante, muelles en Bélgica e Italia y, era propietaria de un banco. Más o menos desde entonces, la facturación de empresas argentinas versus empresas internacionales devino inversamente proporcional a la situación previa.

Con estos antecedentes, cuando Vicentin pasó de sexta exportadora de cereal a riesgo de quiebra, se activaron las alarmas.

Efectos y azares del concurso preventivo

“Se para el taxi” de los intereses de las deudas y se suspenden las ejecuciones. Caen los embargos, se accede a planes de pagos de AFIP. Pero si el presidente de la empresa necesita salir del país, debe pedirle permiso al juez. Dado que las decisiones las siguen tomando los ejecutivos, existen riesgos que perjudican a la “masa de acreedores”. También se evita que se vendan activos a precio vil o con fechas anteriores, que des-garantizan a la masa de acreedores. Se suele prevenir. “Hecha la Ley hecha la trampa”.

Vicisitudes e intervención

Si en 2018 el Congreso hubiera pedido una veeduría en el BCRA, muchos problemas no estarían presentes. Caputo nunca tuvo aprobación del Senado. Procedía.

Vicentín sobrevivió Martínez de Hoz, Grinspun, el Plan Austral, Machinea en el BCRA, las dos hiperinflaciones que tripuló González Fraga en el BCRA, la salida de la convertibilidad; pero no resistió al “mejor equipo de los últimos 50 años”.

Los préstamos en dólares para prefinanciar calzan con la exportación de productos en dólares. Si bien el pasivo bancario creció por las desordenadas devaluaciones 2018-2019, también se engrosó el activo porque las acreencias de una exportación devengan crédito en dólares (salvo que hayan sido cobradas por afuera y las divisas no estén declaradas). En ese caso puede haber suspensión del exportador y denuncias penales a sus directores. Nadie lo sabe antes de una intervención.

El primer consejo de los abogados patrocinantes de un concurso es: “sustraigan toda liquidez, parte para nuestro anticipo, otro poco para ustedes y, sobre todo para tener capital de trabajo. Sin capital de trabajo es un suicidio presentarse en concurso, salvo que estén pergeñando una quiebra en cámara lenta.

Una empresa exportadora en concurso preventivo licua las deudas comerciales en pesos. La licuefacción la sobrellevaran proveedores, chacareros y empleados, deudas fiscales y previsionales.

“De manual”

El 5 de diciembre se comunicó una “reestructuración financiera”. Pero la fecha luce una estratagema trillada, que pretende esfuerzos por evitar el concurso. Durante enero hay feria judicial, 31 días para los últimos detalles y presentarse en febrero.

Las devaluaciones mejoran los costos y consecuentemente la competitividad de las exportaciones. Con el concurso listo, se simula un Acuerdo Preventivo Extrajudicial “pour la gallerie”… pasada la feria, concurso preventivo... el juez aceptó, y la empresa colgó deudas por $99.345 millones a 2.638 acreedores, de los cuales 1.895 son proveedores de granos y 37 acreedores financieros.

El reflector alumbra el BNA que prestó casi ¼ de todos los créditos. Hizo dos desembolsos desusados, el primero por u$s 61 millones en agosto de 2019 y el segundo por u$s 41 millones en el mes de noviembre de 2019. Existe un periodo de sospecha de dos años. Luego el 10 de diciembre el BNA redujo la situación crediticia de 1 a 4. Por último el juzgado donde ha recaído el concurso reside en el pueblo donde coinciden ex directores de la empresa que actúan en política y/o tienen cargos públicos.

Concurso

El mayor acreedor es el Estado. Más allá de otras cuestiones-en la jerga bancaria-se cataloga muy duramente al sujeto de crédito que recibe fondos antes de presentarse en Concurso. En el BNA está en juego gran parte de la cartera prestable. Curiosamente alguien de la familia dijo a Telam textual: “Vicentin es una empresa que prácticamente no ha repartido ganancias, quizá algo en 2019…”. Desde 2018 les va mal (2019 cesación de pagos). No se debe distribuir dividendos y no pagarle a un chacarero.

La lupa que amplía en la Argentina

Establece si previo a la presentación el pasivo se abultó para tener los votos en el acuerdo o, si el activo se sobrevaluó para mejorar la predisposición al concordato, o si se evaporó. La auditoria de balances y la gestión financiera es clave para sacar conclusiones. También se revisaran las actas de directorio. Pueden conducir a entender cambios 2018-2019.

El inconveniente es que la empresa en concurso continúa con sus operaciones habituales a través de su administración y propiedad.

En todos los concursos, habrá calificación de conducta, se determinara si los directivos se volvieron insolventes. Si hubo ventas de activos simuladas, etc. También se verificara la vigencia de avales y/o si se retiraron avales, en connivencia con algún funcionario bancario.

HECTOR VICENTIN

Opinión de la estrategia oficial

La sincronización fue muy oportuna. En nuestra opinión, lo de YPF agro empobreció la estrategia. En el abordaje, tampoco se revela todo de un saque. Ese desliz ya se repitió. Habilitó la intelligentsia. En otro orden de cosas hubo explicaciones misceláneas, es imposible dar señales de precios de aceite de soja y girasol. Chicago orienta los precios por minuto en las pantallas. El precio del poroto o del aceite de soja y girasol, pellet; no se determina en forma endógena como el dólar o las tarifas, sino en la Bolsa de Chicago. La manufactura sí, pero tampoco era necesario exponerlo.

En artículos anteriores hablamos de la importancia de la harina de trigo con la cual se hace pan, galletitas, bizcochos, tapa de empanadas, pan rallado, confituras, fideos. Podría haber otros socios argentinos después del salvataje, venta de acciones en la bolsa (de acciones en caución) si todo salía mal. Una estrategia de M&A con los próximos derrumbes, no es una quimera. Hay que empezar el salvataje del grupo ya, se puede diversificar y extender la molienda y manufactura de otros granos, por ejemplo.

La prelación también es didáctica. La bicicleta de “la pre” con una orden de compra, triangulación, sub facturación, sobre facturación y corveteo de retenciones para así establecer una normativa que evite que los dólares siempre se vayan por el resumidero.

Manejar empresas alimenticias es un poco más difícil que ganar licitaciones coimeando o intermediando parques eólicos. Creer que un ejecutivo es lo que vimos estos años es como pensar que los funcionarios públicos son igual a los que conocimos en el mismo periodo.

Asuntos ideológicos

Aun la participación de capital extranjero no sería un problema si se neutraliza la ideología.

Ni China ni EEUU. Por ejemplo Japón tiene las empresas industriales más virtuosas tecnológicamente y, es el país más complementario. Tiene capitales ociosos y recesión. Podríamos proponerle a Toyota que diversifique su producción commoditizada y sus ventas ralentizadas, para fabricar y exportar alimentos argentinos a Japón y el sudeste asiático. Necesitamos robots para hacer las 40 millones de medias lunas que comíamos antes. No podemos seguir amasando la harina a mano.

EEUU no, pero China es un depredador mundial de materia prima y medio ambiente e industrialmente transita la faz de capitalismo esclavista medieval. No es buena idea.

Cuando se tienen ventajas comparativas internacionales el objetivo debe ser fabricar productos de alta calidad al mejor costo del mundo, generando empleo y dólares genuinos. Podemos encarar integraciones verticales porque tenemos materia prima. Tal vez esta sea la última oportunidad. Trascendió que Alberto Fernández está dispuesto a escuchar propuestas superadoras. Aunque la decisión debe ser política, la estrategia empresarial no vendrá de la mano de un político. La primera ya naufragó.

(*) Profesor de Postgrado UBA y Maestrías en universidades privadas. Presidente de www.hacer.com.ar . Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros. hacer@hacer.com.ar .

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario