Desempleo récord en EEUU ya alcanzaría el 20%

Opiniones

Caen el consumo, la inversión, el PBI, los salarios y las grandes mayorías junto al país sufren excesivamente. La experiencia argentina.

El desempleo es una situación en la que una fracción de las personas que forman parte de la población en edad de trabajar (o población económicamente activa) se encuentran buscando trabajo y no lo encuentra. La gente no trabaja, no produce, se achica la torta social y por esa razón los costos del desempleo se pagan con más desigualdad. Hay consecuencias distributivas enormes en estos procesos. Estar sin trabajo genera problemas psicológicos de magnitud. Los desempleados sufren la pérdida de sus ingresos y esto le genera muchos problemas económicos, sociales, psicológicos y de salud. La sociedad en su conjunto pierde con el desempleo, porque cuando esto ocurre significa que está funcionando por debajo del nivel potencial de su tasa de crecimiento de PBI. Caen el consumo, la inversión, el PBI, los salarios y las grandes mayorías junto al país sufren excesivamente.

Si bien no es para celebrar, las solicitudes de desempleo en los EE. UU., mostraron signos más moderados que los de la semana pasada. No obstante más de cuatro millones de personas solicitaron los beneficios iniciales del seguro de desempleo, así en cinco semanas desde que se declaro la pandemia de coronavirus el acumulado asciende a veintiséis millones y medio de personas.

Probablemente la nueva ayuda del gobierno a las pymes (u$s 500.000 millones de dólares mas, que se suman a los 350.000 anteriores) podría estimular la vuelta al trabajo, pero eso todavía no se puede deducir sin otras variables. Todo indica que las presentaciones de pedido de ayuda pueden continuar a un ritmo descomunal durante varias semanas más, impulsando aun más la tasa de desempleo que ya estaría rondando alrededor del 20%. Recuerde que durante la Gran Recesión después del semestre trágico (último trimestre de 2008-primer trimestre de 2009) las solicitudes en su pico máximo llegaron al 10%, solo la mitad.

Flexibilidad laboral

Es cierto que los despidos del comercio minorista ya sucedieron, es que en EE.UU. están dadas las condiciones para que los empleados llenen su caja de cartón con sus efectos, luego que los empleadores dicen: You’re fired! -célebre frase de Donald Trump en “The Apprentice”, un programa de televisión estadounidense de la cadena NBC. Sin embargo podría ir aumentando el acumulado a medida que las empresas que afrontan una demanda débil despidan más trabajadores. Todavía no está despejado el panorama. No se concuerda acerca de, en qué medida los reclamos más recientes reflejan los millones de personas que siguen perdiendo sus empleos o si el numero está condicionado por aquellos desempleados que antes no podían y ahora pueden ingresar sus solicitudes a los sitios web o acceder a las líneas telefónicas que estuvieron saturadas por varias semanas.

Los estados de la Unión se están esforzando para atender la recepción, ampliando los sistemas, agregando empleados para manejar reclamos tratando de obtener esos u$s 600 de ayuda semanal adicional para los desempleados. Desde EE.UU. nos dicen que es un tiempo espantoso para la clase media porque se esfuman rápidamente los trabajos de oficina. Las solicitudes iniciales de desempleo de 4.430.000 la semana que terminó el viernes 18 de abril siguieron a una de 5.240.000 en la semana anterior.

Los Estados que más sufren

También según datos oficiales de la oficina de trabajo (US department of Labor) California alcanzó la mayor cantidad de reclamos iniciales la semana pasada, con 533.600 contra 655.500 de la semana anterior. Florida le sigue con datos provisorios, alcanzando Texas 280.400, casi igual que la semana anterior. Nueva York y Georgia tuvieron más de 200.000 solicitudes, algo menos que la semana anterior. El alud de postulaciones posiblemente se extenderá.

Experiencia argentina

En la Argentina la década del noventa implicó una modificación drástica de las condiciones laborales. Durante la Convertibilidad creció excesivamente el desempleo, al tiempo que surgieron nuevas modalidades de contratación, vimos desvanecerse la estabilidad laboral y, en general, el empleo se vio flexibilizado y precarizado. Como consecuencia, a partir de 1994, se consolidaron tasas de desempleo por encima del 10% y hasta 18% de la Población Económicamente Activa, cuando en el peor periodo del Gobierno de Alfonsín-saqueos a supermercados-, esa cifra alcanzaba 7%. En todos lados hay quejas por la gestión. En Nueva Jersey, donde ya hay más de 500.000 personas que están cobrando desempleo y recibiendo los pagos semanales complementarios de la pandemia, no ha aparecido la ayuda prometida. En Michigan, uno de los estados más afligidos, el departamento de trabajo tiene 600 personas contestando teléfonos y hablando con personas que solicitan acogerse a los beneficios a través de Internet. En esta agencia solo trabajaban 130 personas.

Así actúa el Estado

EE.UU. ha promulgado inicialmente tres leyes que suman más de u$s 2.5 billones (12.5% del PBI) en apoyo para el alivio del virus. Los contribuyentes están viendo que las subvenciones en efectivo entran a sus cuentas mientras las PYMES pedían hasta hoy un complemento luego de recibir un programa de apoyo de sueldos de u$s 350 mil millones que se quedó sin fondos en menos de dos semanas. Se sumaran u$s 500.000 millones más. Donald Trump anunció que el gobierno recurrirá a una parte de los fondos aprobados para ofrecer inclusive u$s16 mil millones en pagos directos a los granjeros y destinará otros u$s 3 mil millones a las compras gubernamentales de productos agropecuarios.

Daños colaterales

Permanecer en inactividad involuntariamente, como sería este el caso de los trabajadores estadounidenses, por la inexistencia de posibilidades en el mercado de trabajo podría cobrarse muchas víctimas de enfermedades despegadas del coronavirus, pero emergentes de la situación. Infartos, ataques de pánico, ulceras pépticas, asma y otros efectos físicos son generados por la presión psicológica que genera la ansiedad e incertidumbre en el cuerpo, en un país donde la gente no se imagina un solo fin de semana sin salir de compras.

(*) Profesor de Postgrado UBA y de Maestrías en universidades privadas. Presidente de HACER www.hacer.com.ar , Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros. hacer@hacer.com.ar . Invitado frecuente de CNN, Bloomberg, AFP, EFE

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario