"El modelo económico del gobierno es pro inflación"

Opiniones

El economista Rodolfo Santangelo aseguró que aunque el principal problema que intenta atacar el gobierno es la suba de precios, «este es un modelo proinflación y no antiinflación». El socio de Carlos Melconian en M&S Consultores, en diálogo con este diario, afirmó que una de las paradojas que tiene el actual programa económico es que «este es un país exportador de alimentos y cuanto más éxito se tiene con las exportaciones, más aumentan los precios en el mercado interno y menos valen los salarios», por lo tanto se atenta contra el modelo que promueve el presidente Néstor Kirchner por otro lado.

Estas son las principales declaraciones que Rodolfo Santangelo hizo a Ambito Financiero:

Periodista:
¿Coincide con el gobierno en que el tema más preocupante hoy es la inflación?

Rodolfo Santangelo: Desde hace mucho tiempo se sabe que el problema más importante de este programa económico es la tasa de inflación. La razón es que es un programa en el cual el dólar está más alto que en el resto de Latinoamérica, se emite mucho dinero, el fisco tiene un superávit ortodoxo que ha dejado de mejorar, todo el aumento de recaudación se gasta y la economía está creciendo fuerte.


P.:
¿El programa económico está enfocando seriamente el problema inflacionario?

R.S.: Este es un programa económico proinflación y no antiinflación. Hasta las elecciones, con Roberto Lavagna, el gobierno era tolerante con el tema, se hablaba pero no se hacía nada al respecto. Desde entonces, el gobierno está políticamente intolerante con la inflación. El Presidente no quiere que los precios suban, no quiere que dispare a más de 10%. La preocupación no es solamente el costo político sino también el social.


P.:
Por eso elige el seguimiento de precios.

R.S.: Claro. Pero todo el mundo sabe que no es una solución definitiva, se busca como un elemento transitorio. Acá está la clave de este año. Si estos controles tienen éxito para desinflar las expectativas, que no se entre en una inercia porque les está yendo bien. Además, los controles son muy desgastantes, hay que estar viendo todos los meses los sectores y los productos sobre los que se van a aplicar. No se puede estar así durante todo el año.


P.:
¿Entonces el gobierno tendrá que cambiar su estrategia para controlar la inflación?

R.S.: Los controles de precios no controlan la inflación. No se puede emitir, aumentar el gasto, tener un tipo de cambio en $ 3 por dólar cuando en Brasil está en 2 reales, una variable macro hay que dejar. Tenemos un Presidente que por personalidad quiere todo. Si le das a elegir entre blanco y negro elige los dos, pero algo deberá resignar.


P.:
¿Cuáles son las variables que se podrían dejar de lado?

R.S.: El candidato ideal y lógico es el tipo de cambio. Pero la gran sorpresa de los últimos meses, desde el recambio de ministro, es que en vez de ir de $ 2,90 a $ 2,70 se fue de $ 2,90 a $ 3,05. Los 10 centavos no son nada, el tema es el rumbo que toma la economía. Esto me lleva a pensar que la tasa de inflación no va a bajar
.

• Salarios

P.: ¿Qué pasará en marzo, cuando se reactiven los reclamos sindicales?

R.S.: El tema salarial es un tema muy importante. La industria de la alimentación con sus sindicatos están haciendo reclamos salariales absolutamente incompatibles con los controles de precios. Hay que ver qué actitud toma el gobierno, ya que una cosa son los sindicalistas de las empresas y otra cosa es Hugo Moyano, que en su discurso de los últimos días demuestra estar más moderado. Pero los sindicalistas de los gremios están más combativos y pelean para ver quién toma el control.


P.:
¿Cree que los salarios están retrasados?

R.S.: El problema de la Argentina hoy es la heterogeneidad en el mercado. Hay un salario promedio de la economía que está retrasado respecto de otros valores. Pero en algunos sectores ha subido mucho, como en el sector de los alimentos, más que el índice de precios al consumidor. A algunos les falta un poquito para empatarle al dólar. Después están los salarios en sectores de servicios o en sectores informales o no sindicalizados, que están muy rezagados.


P.:
¿Qué es lo que más impacta en la inflación?

R.S.: Cuando las exportaciones crecen más que la inversión se desabastece el mercado interno. Esto genera menor oferta y un aumento de precios en el mercado interno. La ministra quiere que los empresarios no pretendan cobrar en pesos en el mercado interno lo mismo que se cobra en dólares en el mercado externo. Pero esto no funciona así en el capitalismo libre. La paradoja es que este es un modelo exportador de alimentos y cuanto más éxito se tiene con las exportaciones, más aumentan los precios en el mercado interno y menos valen los salarios
.

P.:
Entonces ganar nuevos mercados de exportación es perjudicial para el país, en este esquema.

R.S.: Claro. Leí en el diario que Estados Unidos va a abrir el mercado de pollos. Esta es una malísima noticia con ojos miopes, porque el precio del pollo va a subir aquí. Ahí se tiene una paradoja en la que todo se resuelve con control. Hacer política económica así es muy complicado y uno por lo general quiere reglas de juego más estables, normas, horizontes.


P.:
¿Cuánto cree que será la inflación de 2006?

R.S.: En una economía libre la tasa de inflación de 2006 claramente sería superior a la de 2005. Con todos estos controles de precios podés bajar artificialmente la tasa en dos o tres puntos. Pero la mala noticia va a ser que con controles la inflación de este año será igual o mayor que la de 2005
.

P.:
¿Espera cambios en la política económica en esta segunda parte del gobierno de Kirchner?

R.S.: Hoy estamos yendo a una segunda mitad de gobierno donde el Presidente quiere empezar a cambiar la organización económica. Se tiene menos mercado y más gobierno, menos precios libres y más intervención, menos mecanismos de mercado y más regulación. Yo prefiero los mecanismos de mercado.


P.:
¿El acuerdo alcanzado con Brasil para frenar la llegada de productos industriales es efectivo?

R.S.: Lo que se conoce hasta ahora es el acuerdo político, no la letra chica. Da la sensación de estarse generando un marco para poder apagar el incendio cuando ocurra. Hoy se está dando un fenómeno en el Mercosur que no se había visto en 10 años. La Argentina crece más que Brasil y tiene el tipo de cambio más alto. Aun así, Brasil continúa teniendo superávit comercial con nosotros.


P.:
¿Cree que el modelo que debe seguir la Argentina es el chileno o podría ser el brasileño?

R.S.: Ni la política fondomonetarista de Brasil, ni la política proinflacionaria de la Argentina son recomendables. El espejo a mirar sigue siendo la política económica chilena, que es mucho más flexible. Pero para lograrlo es necesario tener 20 años de historia. Chile ha entrado en un círculo virtuoso de economía y política donde la economía da buenos resultados e incentivos para que la política no cambie.


Entrevista de Florencia Lendoiro y Laura Costa

Dejá tu comentario