El equipo de (no) memoria

Opiniones

En el camino que la selección argentina transita por el Mundial Qatar 2022, el entrenador Lionel Scaloni debió recurrir a los cambios en el once inicial. Cómo preservar la línea de juego y las formas con el recambio permanente ante las necesidades de cada momento.

El fútbol moderno tiene una dinámica que antes no tenía. Tal vez sea por la seguidilla de partidos de Liga/Copa/Recopa/Supercopa/Eliminatorias/Eurocopa-Copa América/Mundial de Qatar, o los 5/6 cambios por encuentro que pueden hacerse o porque los futbolistas no duran mucho en un club (más en la Argentina que en otras partes). Como sea, es muy difícil para un entrenador mantener una formación estable.

Hay una razón más: el nivel de información que obra en poder de los entrenadores. Estamos en tiempos de mucho análisis y de conocimiento al detalle del adversario. Ya no hace falta mandar a un tipo disfrazado a la práctica del rival, ya no hace falta poner una cámara escondida en un edificio aledaño.

scaloni polonia.jpg

Ahora los DTs tienen la posibilidad, a través de plataformas y softwares de todo tipo, de saber todo del otro. Si en tal o cual partido hizo un movimiento, se sabe que en otro partido cambió esta idea por otra. Scaloni conoce pelos y señales de todo lo que hace Países Bajos y el bueno de Louis Van Gaal podría escribir un libro con todo lo que nuestro equipo puede ofrecer o por dónde tiene debilidades.

El entrenador neerlandés, seguramente, conocía el pensamiento inicial de Scaloni, referido al equipo base, a la formación de memoria: Dibu, Molina, Cuti, Otamendi, Acuña, De Paul, Paredes, Lo Celso, Messi, Lautaro y Di María. Lindo y fácil.

Acaso haya pocas cosas más tranquilizadas en la vida de un entrenador que tener una base clara y precisa del equipo que dirige. Tal vez, de estos once, podría haber cambio en los laterales (Montiel por Molina, Tagliafico por Acuña), pero no mucho más. Sin embargo, las cosas no fueron tan lineales por varios factores. Algunos de ellos, incluso, por factores positivos.

Para empezar el Mundial, el DT argentino recurrió a esa formación base, con el Papu Gómez -hombre de la mesa chica, jugador muy del riñón del entrenador- reemplazando al lesionado y descartado Lo Celso. La derrota, además de un sonoro cachetazo, nos dejó en claro que Scaloni rompió su promesa de que sólo van a jugar los que esté al 100 por ciento”.

Cuti Romero, Paredes, Papu y Lautaro Martinez no estaban a pleno. Romero no había jugado un solo partido en un mes, Paredes venia saliendo de una lesión que lo paró bastante tiempo en Juventus, Papu Gómez tenía con un problema en su rodilla y, aunque se ocultó todo lo posible, Lautaro Martínez sufrió un golpe en el tobillo en uno de sus últimos partidos en el Inter y jugó gracias a una infiltración, no sólo contra Arabia Saudita, sino también contra México. Pero Lautaro fue el único de estos cuatro que jugó el segundo partido. El DT cambió a los otros tres antes de la mitad del segundo tiempo contra los saudíes y, directamente, los descartó del compromiso contra los mexicanos. Solamente Cuti ingresó un rato, cuando el partido estaba encaminado y Scaloni decidió defender con tres centrales.

julian alvarez polonia qatar

Pero esta cuestión de los malestares de futbolistas que eran número puesto en la idea primaria del entrenador no fue del todo negativa. La ausencia de algunos de estos jugadores les abrió la puerta a cuatro reemplazos que tienen actualidades fantásticas en el fútbol europeo: Lisandro Martínez (único central zurdo del plantel), Enzo Fernández (puede ocupar cualquiera de los puestos de la mitad de la cancha con igual eficacia), Alexis Mac Allister (totalmente adaptado al fútbol inglés, puede ser interno, doble 5 o enlace) y Julián Alvarez (muy elogiado por Guardiola y sus compañeros del Manchester City, delantero central goleador, más técnico y más dispuesto a la recuperación que Lautaro). Es decir, en la desgracia, Scaloni se encontró con que su lista de 26 era mucho más rica de lo que, quizás, él mismo pensaba.

Entonces, el “equipo de memoria” ya no es tal. Pese a que debe cumplir misiones diferentes a las que cumple en Benfica, Enzo Fernández dejó claro que jugar de volante central le cae cómo anillo al dedo. Ahora, que una de las chances es que vuelva Paredes -hombre del círculo áulico de Messi, futbolista fetiche de Scaloni- , la prensa y los hinchas preguntan “¿por qué sale Enzo?”. ¿Pueden jugar juntos? Por supuesto. Donde mas y mejor rindió Enzo Fernández, tanto en Defensa, como en River y ahora en Benfica es como interno, más suelto, más adelantado. Pero, para eso y siempre pensando que hará un 4-3-3, habría que sacar a De Paul (tendría que estar muy lesionado para que el DT lo remueva) o a Alexis. Y, si tenemos en cuenta los antecedentes, en los arranques Scaloni siempre usó a Enzo como mediocampista central.

Otro que se convirtió en un indiscutido es Julián Alvarez. Es cierto que hizo un golazo contra Polonia y le puso la rubrica a la presión de De Paul sobre el arquero australiano, pero Julián es bastante más que esos dos goles. Es un centrodeldntero de mucho movimiento, genera opciones muy importantes para quienes son los encargados de buscarlo con pases profundos, pero también tiene una rara inteligencia para dejar el “espacio del 9” libre para que sea ocupado por Messi o por algún volante interno que llegue.

Además de esto, el pibe de Calchín posee una virtud asombrosa: siempre elige la correcta forma de definición. SI es necesario definir arriba, define arriba. Si hay que rematar fuerte, le apunta a la cabeza del arquero. Y si hay que tocar suave, abajo y a un palo, lo hace. Sus recursos son interminables.

Lisandro Martinez mide 1.75 metros, 14 cm menos que el promedio de altura de la Premier League. Sin embargo, tiene el 85 por ciento de los duelos aéreos ganados. Obviamente, Scaloni sabe esto y por eso, en cuanto puede, lo pone. Es difícil sacar al Cuti Romero, primero, porque el ex central de Belgrano y Atalanta es un extraordinario defensor y tiene la dupla con Otamendi bien consolidada. Pero Lisandro, como quedó dicho, es zurdo, fuerte, tiene excelente técnica y le da una salida limpia por la izquierda que Scaloni valora muchísimo.

scaloni entrenamiento selección argentina.jpg

Es cierto que la línea de tres centrales que seguramente presentará Países Bajos tiene al DT argentino con algún deseo de hacer un equipo “espejo” y armar lo mismo para generar duelos en toda la cancha, pero lo que mas lo tienta es tener a Lisandro Martinez ahí dentro. Los neerlandeses lo conocen bien porque jugó en el Ajax entre 2019 y 2022 (salió 4 veces campeón) y ahí, en el cuadro de Rinus Michels y Cruyff, jugó hasta de doble 5.

Otro que obligó al entrenador a salirse de la caja es Alexis Mac Allister, aunque en este caso ya había dado un anticipo en el amistoso - entrenamiento que la Selección hizo contra Emiratos Arabes en Abu Dhabi, unos días antes del comienzo del Mundial. El jugador del Brighton participó de varios de los 5 goles que hizo el cuadro nacional ese día, pero, sorpresivamente, en el debut ante Arabia Saudita, el DT prefirió ir por lo histórico y recurrió al Papu Gómez, aunque el jugador del Sevilla jugó más en la banda de lo que lo hizo Mac Allister en los partidos posteriores. La baja de Gio Lo Celso fue muy traumática porque el ex jugador de Rosario Central no tiene un reemplazante de similares características. Es el futbolista que más pases le da a Messi y es el segundo en recuperaciones de balón. El que más se le aproxima es Alexis. Tiene dinámica, intensidad, pase, técnica y, además, posee un buen regreso, participa activamente de la recuperación. Ya había hecho un buen primer tiempo con México, aunque no se lo valoró en su justa medida porque fue un tramo flojo del conjunto, pero el gol que abrió la historia con Polonia hizo que brillara aun más.

Obviamente, nadie sabe qué nos tiene preparado el destino para el compromiso de cuartos de Final ante Países Bajos. De todos los rivales que le tocaron a Argentina en el Mundial, este es el de rango más elevado. Pero hay algo que quedará para lo que venga después, sea o no en este Mundial: la Selección alargó su nómina, agrandó el plantel, mejoró la calidad, multiplicó sus variantes, sumó futbolistas a los que la camiseta no les resulta un peso, sino más bien lo contrario.

Este Mundial nos dejó ya, hoy, sin saber cómo nos irá en la feria, a Enzo Fernández, Julián Alvarez, Lisandro Martínez y Alexis Mac Allister.

Esto también es una forma de ganar.

Dejá tu comentario