Revancha de Pinky

Opiniones

Después de su fallida participación en las elecciones del 99, donde fue candidata a intendenta de la Matanza en representación de la alianza UCR-Frepaso -y se declaró ganadora antes de tiempo-, Pinky -o Lidia Satragno- logró ahora una banca en el Congreso por la provincia de Buenos Aires, acompañando a «Macri que es Jorge», dijo en diálogo con un movilero.

PERIODISTA: ¿Cómo ha sido esta experiencia?

Lidia Satragno: Vos sabés que recién me pasó por la cabeza algo y pensaba: se lo digo, no se lo digo... y realmente lo voy a decir. Cuando yo tenía 15 años -esto ya me lo han oído- y Tonino Macri tenía 15 años y Franco tenía 19, todos vivíamos en La Matanza y ellos iban a bailar al «Huracán» de San Justo, donde mi viejo era el presidente. Ahí nos conocimos, y esta noche me hubiera gustado mucho que Tonino nos hubiera acompañado. Porque para Jorge Macri, Macri que es Jorge, su padre, como para tantísimas personas que lo conocieron, era un ser excepcional; para mí, por su sensibilidad extrema, por su darse a los demás , por la obra extraordinaria que hizo en el Hospital Italiano y en la Fundación del Hospital Italiano... Porque hay mucha gente que hoy está viviendo gracias a Tonino Macri, primero quería hablar de él.

P.: ¿Tiene sabor a revancha teniendo en cuenta lo que pasó entonces?

L.S.: No, si tenía 15 años.

P.: No, no, digo la experiencia política anterior, que ha quedado como una de las anécdotas de la política argentina.

L.S.:
Mirá, cuando yo lo oí decir al cordobés: «A Juez le va a pasar lo mismo que a Pinky», dije: «Tiene razón» (risas). Realmente aquélla fue una experiencia en cierto modo frustrante porque yo tenía un proyecto muy ambicioso para La Matanza, que es el lugar que me vio nacer y es el lugar que yo quiero y privilegio. Por eso yo acepté la propuesta de la provincia de Buenos Aires y no la de la Capital Federal, pudiendo ser candidata en ambos lados. Pero haber sacado en La Matanza en aquel momento 200 mil votos tampoco era una tontería, nunca un radical había sacado esa cifra y no tenía que sentirme defraudada por lo que me pasó, pero a nadie le gusta perder.

Dejá tu comentario