Cómo controlar las emociones en relación a la comida

Opiniones

Para ordenarse con las comidas en tiempo de pandemia, lo primero es entender que necesitamos rutinas. Tips para tener una alimentación saludable.

Debemos entender que alimentarse no se trata sólo de comida, sino también de buenos pensamientos, lindos momentos y disfrute. Lo ideal es organizarse y planificar para que nuestro plato siempre tenga verduras, y de muchos colores, ya que son una parte esencial de la alimentación saludable y ayudan a garantizar una ingesta diaria suficiente de fibra dietética y micronutrientes. También contribuye a la prevención de la obesidad y de numerosas enfermedades como las cardiovasculares y algunos cánceres. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), si la población mundial incrementara el consumo de frutas y verduras de manera suficiente, podrían salvarse 1,7 millones de vidas.

Para ordenarse con las comidas en tiempo de pandemia, lo primero es entender que necesitamos rutinas. Nuestro cerebro está acostumbrado a ellas y no tenerlas, genera estrés e incertidumbre.

Respecto de las emociones en relación a la comida, ¿recordás la escena de la película Ratatouille, donde él vuelve a la cocina de su niñez? Eso es lo que hacen las emociones ligadas a la comida. Por eso, hay un comer por placer que se aloja en nuestro cerebro y que si nos alimentamos conscientes podemos consentir.

KILOS EMOCIONALES_1200.jpg
La ansiedad por la pandemia nos puede llevar a comer de más.

La ansiedad por la pandemia nos puede llevar a comer de más.

Igualmente debemos saber que no es lo mismo ansiedad por comer que comer por ansiedad. Solemos pasar por situaciones estresante, como el confinamiento, que son difíciles o complicadas de gestionar. Este tipo de situaciones suelen provocar ansiedad, miedo, angustia, bloqueo y un estado permanente de nerviosismo. Cuando estas situaciones se prolongan en el tiempo y no se pueden gestionar, ocurre que se acumulen todas esas emociones. Y ahí aparece el desborde, donde muchas veces para tapar estas emociones se utiliza la comida y hasta se le da el nombre de “antojo” por algunas comidas y bebidas (dulces, bebidas alcohólicas, bollería, pizza, etc).

El comer produce satisfacción de forma inmediata y esto alivia nuestro malestar a corto plazo. Por eso, muchas veces buscamos aliviar con comida algo que debe abordarse de otra manera. Todos estamos familiarizados con la imagen de una chica llorando mientras devora un pote de helado, y es que algunos alimentos, como el chocolate, suben los niveles de serotonina y causan una sensación placentera. Cuando el malestar sigue porque la situación no se resolvió, el picoteo y la búsqueda de estos alimentos es continua. Y, muchas veces, se e entra en un círculo vicioso donde también aparece el sentimiento de culpa y agregamos un nuevo ingrediente al problema que nos atormenta y nos hace comer de forma desbordada, desmedida.

Lo primero que podemos hacer es ser conscientes de que el problema existe, parar y reflexionar, es un buen hábito. Apoyar los cubiertos o preguntar antes de abrir un paquete: ¿qué me está pasando? ¿Tengo hambre o tengo una emoción difícil de gestionar? Buscar un profesional de la nutrición y de la psicología para tener un abordaje interdisciplinario puede ayudar a darte herramientas y estrategias con valor científico para superar estos momentos sin culpa.

Médica especialista en nutrición, psicología médica y experta en psiconutrición (M.N. 121.757) IG: @DraSanchezCalvin

Dejá tu comentario