El Papa saludó a madre de Saldaño, el argentino condenado a muerte en EEUU

Papa Francisco

La madre de un argentino condenado a muerte en Estados Unidos logró que el Papa Francisco la saludara en el marco de la recorrida habitual por la plaza San Pedro tras la tradicional audiencia general.

"Al Papa le conté la historia de mi hijo, quien no ha cometido ningún delito", dijo Lidia Guerrero, la mamá del condenado a muerte.

Guerrero es la mamá de Víctor Saldaño, un trabajador argentino condenado a muerte en Estados Unidos y recluido desde hace 17 años en la cárcel de Huntsville, en Texas.

"Yo lucho para que la pena de muerte no forme parte de ninguna ley", declaró la mujer al Osservatore Romano.

En el encuentro con el Pontífice, Guerrero estaba acompañada por uno de los abogados de su hijo, Juan Carlos Vegas, y por los responsables argentinos de la Comunidad de Sant'Egidio, quienes se han ocupado de salvar a Saldaño.

La Comunidad Sant'Egidio también lucha desde hace años contra la pena de muerte.

El hombre está acusado de haber secuestrado y matado a Paul King, en 1995, en Texas.

El caso del detenido argentino, nacido en la Provincia de Córdoba, es muy controvertido y su ejecución fue suspendida en dos ocasiones, un hecho sin precedentes en la historia judicial del estado norteamericano en el que más se aplica la pena capital.

La defensa apeló a la Corte Suprema de Washington y apuntó a la hipótesis de "discriminación racial". Según la Justicia de Estados Unidos, Saldaño cometió el delito con un mexicano, condenado a cadena perpetua.

La víctima fue secuestrada fuera de una tienda, donde le sacaron el dinero que llevaba consigo y luego muerta tras recibir varios tiros.

Pero la defensa y la misma madre afirman que Saldaño no tiene nada que ver con ese crimen. Vegas explicó que los recursos defensivos aluden a la discriminación racial que pesó en el juicio, así como a presuntos vicios del sistema judicial de Texas y a hipótesis de violación de los derechos humanos.

Además, han hecho hincapié en la postración psicológica del detenido, tras 17 años de estar recluido en el llamado "corredor de la muerte".

El papa saludó a los defensores de Saldaño pocas semanas antes de que reciba a Obama, quien espera hablar con Jorge Bergoglio sobre "la lucha contra la pobreza y la creciente desigualdad".

Dejá tu comentario