Política

Pichetto y la agenda paralela "auxiliar"

Desde la abultada derrota que le propinó el kirchnerista Alberto Fernández en las PASO del 11-A, el macrismo quedó congelado y con un choque de operaciones entre distintos sectores -ya un clásico de ese espacio- para hundir a los principales culpables de los denominados “errores”. Otros fueron más allá e incluso comenzaron a dialogar con el cristinismo. Mientras todo eso ocurría, aunque ahora con un Gobierno de nuevo en campaña y con paños fríos en trifulcas internas, el candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto, activó una agenda paralela “auxiliar” para mantener a flote el espíritu de Juntos por el Cambio, con visitas a un conurbano cada vez más cristinista y con próximas visitas a provincias ajenas al Presidente.

Tras evitar el juego a las escondidas y “salvar” a Mauricio Macri en la virulenta conferencia que dio el jefe de Estado el día después de las PASO -y con el dólar en pleno festín saltarín-, Pichetto dio marcha a una agenda mediática solitaria y visitó lugares bonaerenses para mantener la imagen del Presidente ante el frío que mantuvo durante largas semanas la gobernadora, María Eugenia Vidal, y con intendentes que juguetean tijeras para cortarlos a ambos en octubre próximo. Anteanoche, en Olivos, el postulante a vice pidió a los candidatos a legisladores nacionales no olvidar las últimas frases de Cristina de Kirchner sobre direccionar la lupa de un Estado ya voraz sobre las ganancias de las empresas. La expresidente lo dijo al regresar de Cuba -fue a visitar una vez más a su hija, quien continúa con el tratamiento de una enfermedad, según informa su entorno- y en La Matanza, donde anteayer estuvo Pichetto junto al ministro de Educación de la Nación y candidato a intendente, Alejandro Finocchiaro.

Pichetto ya estuvo en Moreno, San Miguel, San Francisco Solano y aparecerá en José C. Paz. El lunes próximo aterrizará en Santiago del Estero, una provincia ultrakirchnerista que engloba a todo el peronismo y gran parte del radicalismo -de claro tinte cristinista- a través del Frente Cívico que comanda Gerardo Zamora y su esposa, Claudia Ledesma Abdala. En tanto, el miércoles estará en Río Negro.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario