La CGT reclamó al Gobierno un diálogo más fluido  

Política

El Presidente recibió al mediodía a la cúpula de la CGT. "Tengamos más dialogo. No puede ser que nos enteremos las medidas por los diarios", pidieron los sindicalistas.

“Fue una muy buena reunión, donde se habló de todo. De política, del problema de las obras sociales, entre otros temas, pero fue una reunión muy, muy buena”, es la visión que en la Casa Rosada daban del almuerzo mantenido entre la cúpula de la CGT y el presidente Alberto Fernández.

Del asado que duró más de dos horas participó el primer mandatario acompañado por el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, la vice jefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el secretario general de la presidencia, Julio Vitobello y el Secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Beliz.

Por parte de la CGT asistieron Héctor Daer (sanidad), Gerardo Martínez (construcción), Andrés Rodríguez (estatales), Armando Cavalieri (comercio), Omar Linghieri (aguas), Carlos Acuña (estaciones de servicio), y Jorge Sola (seguros), Antonio Caló (UOM).

La cúpula directiva de la CGT no puede disimular su preocupación por la difícil situación económica- social a lo que se sumaron las medidas de austeridad que ya está implementando el Gobierno como, por ejemplo, la eliminación del IFE, cambios en la movilidad jubilatoria, el aumento del desempleo, entre otros. Estos reclamos, el Consejo Directivo, lo hicieron público a través de una carta el 11 de noviembre titulada “La pandemia no terminó”.

Luego del almuerzo mantenido con el presidente la Central Obrera dio a conocer un comunicado donde informó que los temas tratados en el encuentro fueron resultado de la última reunión del Consejo Directivo de la entidad Gremial a saber: “Nuevo esquema de fórmula del haber jubilatorio, reactivación económica, paritarias, prestación de salud a través de las obras sociales y su actual situación, esquema de vacunación Covid-19, Consejo Económico y Social, entre otros generales y sectoriales”.

A juicio de los sindicalistas “el dialogo fue fructífero y franco en cuanto existió por parte de todos una fuerte predisposición de generar una dinámica de encuentros de este tipo más fluida a la actual para poder tratar los temas que atañen a los trabajadores y la sociedad en general”. Traducido: la cúpula de la CGT le reclamó al Gobierno: “Tengamos más dialogo. No puede ser que nos enteremos las medidas por los diarios”.

Por eso no resulta casual que en la comunicación oficial de la CGT se insista en la necesidad de consensos: “La debacle económica y financiera producida por el Gobierno anterior, sumada a la crisis de la pandemia, requiere de un consenso que estamos dispuestos a propender en cuanto los beneficiados prioritarios sean los que menos tienen”.

La Central fabril venía reclamando por la conformación de del Consejo Económico y Social que el primer mandatario aspiraba a que sea constituido por Ley pero ya tomó la decisión disponerlo a través de un decreto para no demorar más su conformación.

Obras sociales

Otro de los problemas acuciantes para el sector sindical es la situación de las obras sociales. En este sentido, los dirigentes se llevaron la promesa de una reunión con el Ministro de Salud donde se analizará la situación económico-financiera que enfrentan los gremios por la prestación de salud a sus afiliados.

En noviembre el gobierno les giro unos 1.000 millones de pesos de adelantos para cubrir los problemas de recaudación que las obras sociales están teniendo como consecuencia de la pandemia y de las suspensiones o destrucción de empleo.

Desde los gremios se está reclamando que se determine un aumento de la cápita mensual que abonan los monotributistas. Este tema será tratado con el ministro de Salud, en el próximo encuentro.

ALBERTO CON CGT EN OLIVOS 2.jpg

Optimismo oficial

Por su parte el Presidente y los funcionarios se ocuparon de explicarles que “la economía se está recuperando”, “que son muy pocos los sectores aún rezagados y más afectados por la pandemia” (por ejemplo, el sector turístico, espectáculos, restaurantes y que continuaran contando con ayuda estatal).

Enfatizaron que la apuesta oficial es que no se frene la recuperación económica y que para ello se trabaja activamente para comenzar a vacunar a partir de diciembre y que la aspiración es lograr inmunizar a 13 millones de argentinos para marzo.

También se confía en los números que maneja el ministro de Economía, Martin Guzmán que pronostican un crecimiento superior al 5% para 2021 y que la inflación estará en torno del 30% de donde se espera una recuperación del salario.

El tema salarial fue abordado en el almuerzo ya que la mayoría de los gremios cerraron paritarias este año bastante por debajo de la inflación salvo muy pocos sindicatos como UOCRA y Bancarios con incrementos de 33% y 34% respectivamente.

Desde ya una de las mayores preocupaciones de los gremialistas es el tema del creciente desempleo. El último dato difundido por el INDEC ubica el desempleo en 13,1% correspondiente al segundo trimestre del año, pero estimaciones privadas calculan que en la actualidad la tasa roza el 15% como consecuencia de la destrucción de puestos de trabajo que provocó el coronavirus.

En el comunicado la CGT habla de “la urgente necesidad de una reactivación económica que permita un camino de recuperación del poder adquisitivo del salario y la generación de empleos en actividades tan importantes como la construcción y la metalurgia para citar solo dos ejemplos”.

Desde el gobierno recordaron como un factor dinamizante el reciente lanzamiento del Plan Gas como asimismo la inclusión en extraordinarias de un proyecto de Ley para impulsar al sector de la construcción.

El Gobierno está teniendo en cuenta los reclamos sindicales ya que este lunes se prorrogó la prohibición de suspensiones y despidos sin justa causa o por falta o disminución de trabajo y razones de fuerza mayor, hasta el 25 de enero próximo como así también la doble indemnización.

Dejá tu comentario