Antes del inicio del diálogo, la UCR insiste con que el Gobierno se juega la "última bala"

Política

El titular de la UCR, Gerardo Morales, afirmó que con la convocatoria a un diálogo político el Gobierno se juega la "última bala de plata", a la vez que minimizó diferencias con Elisa Carrió.

"No es que le quede mucho crédito al Gobierno después de las elecciones. Esta es la última bala de plata, esperemos que la gaste bien", enfatizó Morales.

Antes del encuentro del que participará esta tarde en la Casa de Gobierno junto a dirigentes del Socialismo y del partido de Julio Cobos, Morales destacó que la intención de la oposición es plantear "una agenda más amplia" que la propuesta por el Ejecutivo.

Ratificó que buscarán hablar de "los índices de pobreza, los problemas del campo, superpoderes, el INDEC, la tarifa social y el Consejo de la Magistratura".

En declaraciones radiales, Morales minimizó diferencias con Elisa Carrió, quien desistió de participar de la convocatoria del Gobierno.

Morales destacó que ayer se reunió con Carrió, pero evitó hablar de las discrepancias que mostraron en el marco del Acuerdo Cívico y Social.

Es que la UCR, el Socialismo y el partido que lidera Julio Cobos participarán del encuentro convocado por el ministro del Interior, Florencio Randazzo, esta tarde a las 17:00.

Pero Carrió dijo que no concurrirá porque espera tratar en el Congreso las cuestiones anunciadas por el Ejecutivo.

Morales dijo que la relación con Carrió está "muy bien" y que el Acuerdo Cívico y Social que integran continúa adelante.

Si bien en un principio la UCR había dicho que no tenía intenciones de sumarse a la iniciativa gubernamental, el jefe radical Gerardo Morales y el vicepresidente Julio Cobos se reunieron y coincidieron en que aceptarían el convite si existía una agenda amplia de temas y las fuerzas eran convocadas en conjunto.

Esas condiciones fueron transmitidas en una charla telefónica con el ministro del Interior, quien atendió el reclamo y modificó la agenda oficial -que en un principio sólo incluía al Socialismo y a Proyecto Sur- para darle lugar al ACyS.

Esta postura marcó las distancias dentro del Acuerdo Cívico, ya que Carrió ratificó que no participará de la convocatoria del Gobierno por considerar que el debate debe desarrollarse en el Congreso y no en la Casa Rosada, y dejó entrever su descontento por la actitud que adoptaron sus socios políticos del radicalismo y socialismo, cada vez más cercanos a Cobos.

"Ya me he expresado claramente, me parece que guardar silencio es lo más prudente", afirmó Carrió sobre el diálogo con la Casa Rosada, en escuetas declaraciones a la prensa.

Dejá tu comentario