Empresarios denuncian amenazas y bloqueos a plantas por parte del STIA

Política

La Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP) denuncio que "las negociaciones paritarias se interrumpieron debido a que se advirtió la presencia de bloqueos en accesos a plantas de diversas empresas" por parte del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA).

Respecto a la negociación paritaria con el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP) informó que “luego del vencimiento de la conciliación obligatoria, la Secretaría de Trabajo dictó una prórroga de cinco días”, y que, a pesar de ello, “las negociaciones se interrumpieron debido a que se advirtió la presencia de bloqueos en accesos a plantas de diversas empresas”.

Según denunciaron desde CAPIP, empresas como Altamare y Greciamar padecieron bloqueos con quema de cubiertas, y también el ingreso de personal ajeno a dependencias administrativas y gerenciales, con la intención de amenazar y coaccionar a directivos para que accedan a las demandas planteadas por el STIA, cuyo secretario general es Luis Nuñez.

Incluso destacaron que, en medio de los bloqueos, “una persona se descompuso y no permitieron el ingreso de la ambulancia, siendo el único requisito para su asistencia la firma del acuerdo”.

Desde CAPIP condenaron las mencionadas prácticas coercitivas que intentan desvirtuar la negociación paritaria, "considerando que las partes llegaron siempre a un acuerdo en los últimos años sin necesidad de pasar por ningún conflicto".

Y subrayaron que “firmar un acuerdo bajo amenaza condiciona el trabajo futuro y el desarrollo de productos con valores agregados”.

La Cámara dispensó a sus Asociados a realizar acuerdos de Empresa con sus Delegados internos o referentes sindicales, considerando que ha sido la propia Entidad Sindical la que ha instruido a las distintas representaciones a apersonarse en las Empresas y conseguir la firma del acuerdo.

“La dirigencia debe estar a la altura de las circunstancias, ser responsables, prudentes y no promover actitudes violentas, amenazas o bloqueos para que el alimento se eche a perder como sucedió con el langostino recientemente”, destacaron desde la cámara, en referencia a la pérdida de más de 500 toneladas que se derrocharon. Y finalizaron: “si queremos dar vuelta la página en nuestro país, no podemos permitirnos como sociedad acciones como estás”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario