Botnia adelanta operaciones; complica comicios a Kirchner

Política

La planta de Botnia en Fray Bentos podría inaugurarse entre agosto y setiembre, y no entre octubre y noviembre. Según fuentes de la compañía finesa, la velocidad de las obras y los buenos resultados de las pruebas que se están realizando, y que se completarán en mayo, provocarían una aceleración en la inauguración. Si esto ocurre, Botnia comenzaría a operar antes de las elecciones presidenciales argentinas del 28 de octubre, lo que representará un serio problema político a Néstor Kirchner.

Obviamente, y si se cumplen los planes del gobierno uruguayo, en el acto de corte de cintas estaría presente la plana mayor completa del Ejecutivo de Tabaré Vázquez, además de los principales referentes de la oposición, incluyendo a Jorge Batlle, que cuando era jefe de Estado aprobó la radicación de la compañía.

«Será en el tercer trimestre del año», afirmaban ayer voceros de Botnia a este diario. Aseguran que, en realidad, se trata del primer período establecido en el cronograma oficial de la empresa cuando decidió, en 2000, radicarse en Fray Bentos. Los retrasos iniciales a esa fecha, que llevaron a hablar incluso de la posibilidad de postergar la inauguración para el primer semestre de 2008, se debieron a la presentación de la Argentina ante el Banco Mundial para que el organismo suspenda el crédito de casi u$s 400 millones para levantar la planta. Cuando, en octubre del año pasado, la entidad liberó el dinero, Botnia aceleró al máximo el plan de construcción y recuperó el tiempo perdido.

  • Sin retrasos

    Lo que no provocó entonces ningún tipo de retraso fueron los cortes de rutas en Entre Ríos, pese a que en diciembre pasado, el gobierno de Tabaré Vázquez utilizó el argumento de los bloqueos de Gualeguaychú y el perjuicio que éstos estaban trayendo a la construcción de Botnia, como prueba para que el tribunal internacional de La Haya sancione a la Argentina. Lo que probó la representación local que comandaba la embajadora Susana Ruiz Cerutti fue que los materiales para levantar la planta de Fray Bentos pudieron llegar al lugar vía marítima por el puerto que levantó Botnia en la zona.

    Según lo que se sabe, hasta esta semana la papelera uruguaya está terminada en 85%, aproximadamente, incluyendo los primeros pasos en la preparación del material instrumental y técnico para producir la pasta celulósica. Esto implica que la etapa de construcción de la infraestructura de la fábrica ya está prácticamente completa.

    Tanto es así, que posiblemente para los próximos 15 días el logo de Botnia ya figure en una de las paredes del complejo pastero.

    Con estas novedades, queda totalmente descartada la alternativa de relocalizar la planta, pese a que éste continúa siendo el pedido único de los manifestantes de Entre Ríos. Para los voceros de Botnia, esta alternativa es ya absolutamente inviable, aunque aparezca una oferta económica de parte de la Argentina o de algún organismo económico internacional (se habló en algún momento del BID) para financiar el traslado. Tampoco está en estudio dentro de Botnia la posibilidad de construir un ducto que lleve el desecho que produzca la planta a unos 30 kilómetros al sur de Fray Bentos ni la construcción de una isla artificial que tape la chimenea del complejo a los ojos de Gualeguaychú.

    Sobre la prueba de funcionamiento, otra de las fuentes indicó que «tendrá un aviso previo a la población», pero descartó que «sea notado» por los habitantes de Entre Ríos. «Será una prueba de turbinas, semejante a una prueba como la podría hacerse en una automotriz o en una planta alimentaria», dijeron los voceros.

  • Evaluación

    En el gobierno de Néstor Kirchner, se está evaluando en estos días la posibilidad de sumar estas pruebas a la demanda que la Argentina presentó ante La Haya por la violación del tratado del río Uruguay. La cuestión en análisis es si el inicio de los ensayos representa la quinta falta a ese acuerdo binacional, luego de las autorizaciones para que se construyan las plantas de Botnia y ENCE; el puerto de Botnia; la autorización para que se retire-más agua de ese río y el comienzo de las operaciones del puerto.

    Ayer aclaraban desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina que la decisión de Botnia de acelerar la construcción de la pastera e inaugurarla en el tercer trimestre del año no cambia en nada la estrategia que se está llevando adelante en La Haya. Recordaban los funcionarios que en el fallo de la Corte de mayo del año pasado, se responsabilizaba al gobierno uruguayo por la construcción de la planta y por la eventualidad de un fallo adverso contra el país vecino. Si esto sucediera, dijo la Corte, el gobierno de Tabaré Vázquez debería «desmantelar Botnia».

    La empresa finesa confirmó, además, que se autoabastecerá de madera con la producción que aporte Uruguay, que ya tiene garantizadas 850.000 hectáreas sembradas, principalmente con eucaliptos, para abastecer a la pastera (que en realidad necesita mucho menos para su actividad). Esa cantidad de hectáreas alcanza, en realidad, para abastecer a cuatro plantas como Botnia. Ello implica que no necesitarían de la producción de madera de Entre Ríos, provincia que igualmente quiere decretar la prohibición para exportar el bien a Uruguay.
  • Dejá tu comentario