Botnia apura obras para inaugurar

Política

La pastera finlandesa Botnia reanudó ayer el «período de pruebas» final para poner en funcionamiento pleno su planta de Fray Bentos entre «fines de octubre y principios de diciembre» como ya confirmaron en Uruguay. A partir de ese momento la pastera comenzará a incrementar su producción para llegar a un ritmo de un millón de toneladas al año recién a los 6 meses de estar en funcionamiento pleno. De todas formas, en este último mes hubo algunos ajustes, especialmente en materia de seguridad.

Esos cambios fueron explicados por el viceministro de Medio Ambiente de Uruguay, Jaime Igorra, como medidas imprescindibles por el «tipo de pruebas que se hacen en medio de 5 mil operarios», pero en realidad responden también a las presiones y protestas que llegan desde la Argentina.

Pero la novedad ahora es que el gobierno de Uruguay instalará en la plaza central de Fray Bentos un tablero electrónico que indicará el nivel diario de emisiones y efluentes que produce la planta. Si bien es publicitado como un avance para que «el monitoreo sea compartido», los uruguayos de la zona deberán acostumbrarse a vivir como lo hacen los habitantes de Huelva, donde la española ENCE tiene una de sus mayores plantas de celulosa. En Huelva existen tableros que indican en tiempo real el nivel de contaminación emitido por la planta. Fueron instalados allí para cumplir con la legislación medioambiental de Andalucía y de la Unión Europea. Huelva, con su polo petroquímico, fue una de las ciudades más contaminadas de Europa hasta que se establecieronférreos controles sobre las emisiones de las industrias allí radicadas.

«Como en Huelva, el tableroelectrónico reflejará en tiempo real las emanaciones de la planta, niveles de ozono, temperatura, efluentes líquidos y sólidos», explicó ayer Igorra.

Si bien en un avance, la novedad preocupó a los pobladores locales que hasta ahora insistían en que la planta de Botnia no produciría ningún tipo de contaminación y ahora se anuncia que será medida diariamente.

El funcionario explicó que el monitoreo del funcionamiento de Botnia corresponderá a la «comisión de seguimiento» multisectorial que funciona en Fray Bentos: «La Argentina tiene una silla esperando a su representante», dijo, una salida que ni los ambientalistas de Gualeguaychú ni el gobierno nunca aceptaron.

Dejá tu comentario