Carrió: "Que lo retire a Néstor"

Política

Elisa Carrió se convencía ayer de haber «cambiado la historia» del país, alentando a que el campo enfrente al gobierno y hasta consideró que el sector protagonizó su propio 17 de Octubre, con lo que cree fue una pueblada campesina, para torcer la votación en el Senado ayer a la madrugada.

Para la ex candidata, se cumplió la profecía, ésa que auguraba que en julio se hacía la luz para los argentinos con felicidad. Ahora repele la chanza con que fue Julio (Cobos) el que terminó dándole la razón. Carrió cree ahora que Cristina de Kirchner «tiene resto» para soportar la derrota y que «hay que darle tiempo», explica acerca del personalismo de la Presidente, que cree la mortifica más de lo que debería. Viva además, para que Cristina desaloje a su marido de los asuntos del gobierno. Todas ideas que desparramó hasta pasado el amanecer, en una mesa de bar y, luego, ante radios y cámaras de televisión.

«El gran perdedor es él», dijo Carrió a este diario.

«Néstor Kirchner perdió por goleada, perdió la calle, es el final del PJ como fue el final de la UCR cuando voté en contra de los poderes especiales a Cavallo», sentenció la ex candidata que se siente protagonista de los logros del sector agropecuario. Desde esas barricadas, ayer a la madrugada le aseguraban que «sin vos esto no era posible».

La consideran la mentora de varias de las movidas contra el gobierno y a favor de la derogación de la resolución por las retenciones. Es que Carrió primero dio la idea de una oración multirreligiosa que Alfredo de Angeli aceptó, cuando se cruzaron en un almuerzo televisivo. Pero también la chaqueña arengó para que los ruralistas permanecieran en la calle vigilando las votaciones. Cree ahora que «si no dejaban la plaza, hubiéramos ganado en Diputados». Los entusiasmó para el armado de la marcha en torno al Monumento de los Españoles y considera esa espera promotora del triunfo.

«Hay que decir que hasta Menem votó bien», se reía ayer Carrió que cree que la sesión del Senado y el comportamiento de los adherentes al campo «cambió la historia. Fue el nuevo 17 de Octubre, con un nuevo sujeto social como es el de los sectores del campo y una gran vocación republicana».

Ahora, la ex diputada se muestra casi compasiva con Cristina de Kirchner, de quien asegura que no sólo «tiene resto» para afrontar el mal trago, sino que «tiene que procesar lo que ocurrió».

Carrió se entregó a los festejos por la votación del Senado hasta la mañana de ayer, en un bar de la avenida Santa Fe junto un grupo de colaboradores, legisladores y visitantes de otras tropas que gastaron medialunas y café.

«Yo disfruto», le repetía ayer al amanecer a la mesa en la que primero se sentaron ella, dos colaboradores y Enrique Olivera y luego se agregaron Patricia Bullrich, María Eugenia Estenssoro y hasta Esteban Bullrich (Recrear), entre otros.

«Ahora hay que darle una gran oportunidad a Cristina de empezar una presidencia republicana y que lo retire a Néstor Kirchner», sostuvo la líder de la Coalición Cívica ante la mesa.

«Acá hubo una bisagra histórica que inicia el proceso de reconciliación con el pueblo», repetía.

«Yo creo que con un poco de sentido común se normaliza todo rápido, pero con sentido común y sensatez, no como hasta ahora», le agregaba Olivera.

Dejá tu comentario