Charlas de quincho

Política

Sigue el malestar en el seno del Gobierno. Media sanción para la Boleta única. Más festejos de periodistas (por su día) y varios cumpleaños. "Sapo" de Javier Milei, mientras crece el desconcierto por la falta de combustible, y de respuestas para solucionar el problema.

Viaje presidencial a la Cumbre en EE.UU. Desborde del dólar y de la soja. Sigue el malestar en el seno del Gobierno. Media sanción para la Boleta única. Más festejos de periodistas (por su día) y varios cumpleaños. “Sapo” de Javier Milei, mientras crece el desconcierto por la falta de combustible, y de respuestas para solucionar el problema. Asume Scioli con gabinete nuevo (?). Se aplaca la polvareda Kulfas-gasoducto. Quinchos casi polares, todos adentro y con buenos fuegos. Veamos.

Abastecimiento. La nueva ola de frío no impidió que se concretaran cantidad de quinchos y otras reuniones a lo largo de la semana en las que el factor común siguió siendo el internista político (en el oficialismo y en la oposición) sacudido, en este caso, por algunas convulsiones de mercados como el pico alcista local del dólar blue, o el internacional de la soja, ambos con cierres el viernes mucho más moderados. La inquietud en las mesas, en especial de los empresarios, pasó más por la falta de combustible y dejó dos frases inquietantes de sendos representantes de la empresa privada: “No es posible que el país que tiene la segunda reserva de gas del mundo no tenga gas para sus empresas”, y la otra: “No nos corran el arco permanentemente. El gasoil está en el país...”, que quedó flotando sin respuesta. Es que por un lado cuesta creer que sin ningún hecho particularmente extraordinario (de fuerte crecimiento de la demanda, etc.), pueda haber déficit de combustible a mediados de año ya que el consumo es bastante previsible; y por otro, la relativa lentitud para solucionar un tema que, además de la producción, afecta directamente al transporte que, además de encarecerlo, podría provocar directamente desabastecimiento. La pregunta del millón, dicen, es: “si efectivamente ahora recién se compró, ¿cuándo llega al país?”. A esta altura, muchos comienzan a mirar hacia las petroleras, y su cerrada negativa a incrementar el corte con biocombustibles que, efectivamente, están (y se producen) en el país, tal como hace Brasil, o más recientemente Estados Unidos. La ventaja adicional es que no se necesitarían dólares para importar.

Arribo. Seguramente, algo de todo esto le va a llegar también al nuevo secretario de Comercio, Guillermo Hang, quien se pasó la semana intentando diferenciarse de su antecesor, Roberto Feletti, tratando de distender la relación con las empresas y anunciando ciertas flexibilizaciones en materia de controles y “sugerencias” de precios. De hecho, es bien sabido que en esta época del año, y con fríos (heladas y nevadas) adelantados, la estacionalidad marca déficits de algunos productos, situación que se puede acentuar con la crisis del transporte por los combustibles. Hang, a su vez, seguramente recibirá algún alivio de parte de su nuevo jefe quien está arribado desde la embajada en Brasilia para asumir en el lugar de Matías Kulfas, el siempre componedor, exgobernador Daniel Scioli, “hombre de consensos, y antienfrentamientos”, como lo definió un pejotista de la primera hora. Y, si bien ya aseguró que mantendrá el equipo de trabajo que viene con la cartera, algunos miran atentos a un eventual desembarco no conocido, y también al grado de “estrechez” en la relación con Ignacio “el Vasco” De Mendiguren, actual titular del BICE, que también ocupó el Ministerio de la Producción con Eduardo Duhalde en 2002, pero de relación controvertida con sus otrora pares de la industria (cuando él tenía empresa) y ostentaba la titularidad de la UIA. Algunos, como los fruticultores del Alto Valle, también se enojaron con Scioli, quien en recientes declaraciones públicas atribuyó las manzanas argentinas de exportación a Brasil como “de La Plata” (sic), en lugar de valletanas.

Truchos. “¡Que bárbaros! Apenas bastó que se anunciara que los autos con patentes extranjeras deberían pagar el litro de gasoil $240 para que inmediatamente apareciera la venta de patentes argentinas truchas, a $5.000 el par”, se reían, por la “creatividad” local, en un grupo ecléctico de políticos, diplomáticos, y hombres de la energía, durante el multitudinario cumpleaños sorpresa de Teresa “la Colo” González Fernández, en el Circolo Italiano de Recoleta. Allí, donde convergieron desde Miguel Ángel Pichetto hasta Ramón Puerta, pasando por la embajadora de Francia, Claudia Scherer, o Jorge Knoblovits de la DAIA. También el especialista en energía Emilio Apud, Dolly Gusman, las relacionistas Graciela Adam y Adriana Vaccaro, el radical Humberto Bonanatta, la jujeña Cristina Guzmán, o los empresarios Santiago Soldati, o Jaime Campos, entre otros muchos, se podían escuchar charlas desde la excelente puesta de Nabucco en el Colón hasta los ecos aún por el triunfo número 14 de Rafael Nadal en Roland Garros; pasando por los fuertes saltos del dólar blue y el CCL; la próxima embajadora argentina en Israel (la ahora ex AFI, Cristina Caamaño), o el bajísimo perfil del viaje de Máxima de Holanda (Zorreguieta), que ya está en la Argentina visitando a su familia tras dos años de pandemia. También la aparente venta de todo, o parte, del laboratorio de vacunas de Hugo Sigman a un grupo alemán, y la incursión ahora en el negocio del tambo (Villegas?), tal vez, para seguir con las investigaciones genéticas para las cuales los vacunos son muy requeridos. Más concretos, en otro corrillo se aseguraba que “ya se tocó un piso en los precios de bienes”. “Comienza a haber recuperación y todo tendrá que ver con la próxima elección y que nos depara el destino para el 2023…”, sostenía un invitado. En el evento, que fue el más buscado de la semana tanto para saludar a la “Colo”, como para enterarse de lo último en materia de información, hubo también algún adelanto en tono de incógnita con la llegada del extraño avión de bandera venezolana que había aterrizado en Ezeiza dos días antes por primera vez, ya que luego tuvo un “rulo” de vuelo con intento fallido de bajar en Montevideo que fue bloqueado por las autoridades uruguayas que negaron el ingreso a su espacio aéreo a ese Boeing 747 convertido en aeronave de carga. Poca era la información en ese momento, pero sí muchos interrogantes que aún ayer se mantenían en los quinchos. Por ejemplo, la confirmación de la empresa que había contratado la carga de autopartes que llegó en la nave o porque en una tripulación que puede ser acotada al ser un vuelo de carga había 10 iraníes a bordo junto con los venezolanos. Anoche la Justicia Federal avanzó rechazando un habeas corpus que se había presentado, pero el misterio continuaba y más las preguntas de empresarios presentes en el Circolo Italiano.

Nerviosos. Si el oficialismo sigue estando alterado, la oposición no le va para nada en zaga, al punto que Juntos por el Cambio (JxC) presenta ya 8 candidatos presidenciales, y en la semana se dieron varias cuestiones, en todas las cuales el expresidente Mauricio Macri no fue ajeno. De hecho, tal vez porque fue su cumpleaños (el sábado), esta vez la titular del PRO, Patricia Bullrich, estuvo comparativamente tranquila. Macri, sin embargo, mostró sus diferencias (fuertes), primero con el presidente de la UCR, Gerardo Morales, y luego levantó polvareda al trascender una comunicación directa con el libertario Javier Milei (vía zoom), a quien su socia Elisa “Lilita” Carrió descalificó con rudeza. Este, a su vez, hizo “sapo” en su última aparición pública en Gerli, junto al músico cumbiero El Dipy, adonde concurrió el 10% de la gente que esperaban, lo que también desencadenó una feroz interna en la que el (habitualmente exaltado) economista y empresario Carlos Maslatón fue uno de los partícipes. “Tal vez por eso trascendió la charla con Macri…”, era el análisis especulativo de un observador. No fue lo único, ya que las recorridas territoriales (esta vez por La Matanza) de dos noveles en las lides políticas, como Facundo Manes y la blonda Carolina Losada, tampoco pasó desapercibida, mucho menos después de que alguien, sibilinamente, preguntara si “¿es la fórmula presidencial?”, algo que la santafesina viene diciendo desde hace semanas (respecto a que la fórmula 2023 debe estar conformada por una mujer), y que los rumores unilaterales sobre una eventual charla con Horacio Rodríguez Larreta (que sigue siendo el candidato más expectante) no parecieron dar frutos. Como frutilla del postre, y tal vez para no quedarse atrás, pero con un escalón menos de pretensiones, el otro libertario, José Luis Espert, no dudó en anotarse para la candidatura de gobernador a la Provincia de Buenos Aires. “¡¡Cartón lleno!!”, cantaron los muchachos.

Adelantados. En medio de todo esto, varios gobernadores ya comenzaron a hacer los cálculos para poder desdoblar y adelantar las elecciones del año que viene, liberándose así de los tira y afloja nacionales. Esta, además, sería una de las razones de la aparente propuesta de ampliar la Corte Suprema a 25, agregando representantes de cada provincia, algo que luego pareció diluirse en el fárrago de cuestiones. El proyecto de ampliación de la Corte Suprema que ya ingresó al Congreso está rodeado de los mismos interrogantes que otras iniciativas que esperan el momento de convertirse en ley. Esencialmente el problema es si finalmente en uno u otro recinto, es decir, Senado o Diputados, lograrán el número necesario para ser sancionados. Lo mismo sucede con otros proyectos tanto del lado del oficialismo como de la oposición. La curiosidad no es sólo periodística, sino también de empresarios ya actores del mercado. El interés especial es por el proyecto del nuevo impuesto sobre la renta inesperada, que el propio Sergio Massa puso en duda ante la dificultad por los votos, pero también por el proyecto de Juntos por el Cambio sobre Boleta Única que fue sancionado en la Cámara de Diputados, pero no tiene ninguna garantía de convertirse en ley en el Senado. Promesas que hace cada coalición de un lado y otro que todos miran sin saber qué resultado tendrán.

Dejá tu comentario