Siempre soja

Política

Sin duda, el quiebre de la barrera de u$s600 por tonelada de soja en el mercado internacional, aunque duró poco (por las tomas de ganancia del viernes), tuvo efecto de shock aun entre quienes poco tienen que ver con la producción. Es que a nadie escapa el impacto positivo que tienen las ventas externas, en especial, en un contexto de “escasez” de divisas, y de necesidad de dólares también para poder importar insumos básicos de la industria.

Igual, hay una de cal y una de arena pues, del otro lado también están los que utilizan estos productos, por ejemplo para la producción de aves, huevos, leche, cerdos o carne vacuna, y que se les encarece justo cuando algunos funcionarios están más desesperados por contener los aumentos ante una inflación bastante más alta de la previsible, y que seguiría alta, al menos, hasta agosto, según los principales analistas.

En ese sentido, la nueva suba de 6% en los combustibles, liderada por YPF, y que anualizada totaliza un 70%, también causó malestar ya que se sabe el efecto cascada que el transporte tiene en casi todos los rubros, y que, a pesar de las afirmaciones oficiales, poco creen que efectivamente sea la última.

En tal sentido, durante un almuerzo en un jardín de Recoleta que reunió a algunos especialistas en energía, se dieron algunos datos que pueden ser clave como la caída en la producción de gas y petróleo del último año, que algunos atribuyen a un error estratégico del exvicejefe de Gabinete, y exsecretario de Energía de la Administración Macri, Gustavo Lopetegui.

En cualquier caso, ante la menor producción y el crecimiento estacional de la demanda, se estarían haciendo nuevas compras de gas oil en junio, y se reabrirían las importaciones de fuel oil. “¡Bienvenidos los dólares de la soja!”, festejó uno de los comensales.

Dejá tu comentario