Corte se alista para fallo y podría resolver esta semana el pleito Ciudad-Nación

Política

Dio 72 horas a Procuración, pero esperan dictamen en las próximas. Voto mayoritario, en plena redacción. Definición por "Autonomía" con vencedor y vencido. Rechazó convocar a PBA como tercero interesado.

La Corte Suprema ya está en condiciones de pronunciarse en la causa “Autonomía” que condensa la controversia política desatada entre Nación y Ciudad por las clases presenciales en ese distrito. El plazo de 72 horas otorgado ayer a la Procuración General, a través de una Providencia, para que se expida puede que no se utilice por completo: la oficina de Eduardo Casal -con la firma de Laura Monti- podría regresar a la Corte en las próximas horas con su dictamen no vinculante. Según pudo saber Ámbito, un voto mayoritario está en plena redacción en las vocalías con el objetivo (muy posible) de que el máximo Tribunal se pronuncie esta misma semana, de ser necesario. El eje central de la discusión es si la Ciudad de Buenos Aires, con los atributos que le otorga su estatus jurídico como ciudad autónoma federada y la delegación en materia educativa, prevalece jurídicamente sobre los argumentos sanitarios de la autoridad federal, y la razonabilidad del DNU firmado por el presidente Alberto Fernández. Todo mientras la realidad epidemiológica obliga a reanudar conversaciones a nivel político para la semana próxima, algo que fue saludado en el cuarto piso del Palacio de Tribunales.

Entre las cuestiones a resaltar del trámite sumarísimo que imprimió la Corte se le dio acceso formal al escrito ingresado cerca de la medianoche del lunes por la Procuración del Tesoro, a cargo de Carlos Zannini. La Corte detectó algunas picardías: respondió acerca de la supuesta omisión en la documental presentada por la Ciudad que podría abrir la puerta a una vulneración del derecho a defensa del Estado y pasó por alto el nuevo pedido de incompetencia del máximo Tribunal por competencia originaria que había sido adelantado por Ámbito como uno de los dardos que iba volver a lanzar el Gobierno. Pero también rechazó la propuesta de convocar como tercero interesado a la Provincia de Buenos Aires, involucrado en la decisión presidencial de carácter interjurisdiccional para la región AMBA, en cuanto a los alcances de las restricciones, incluida la presencialidad escolar. Para la Corte no existe un litigio que involucre al AMBA, sino que la disputa es entre Ciudad y Nación y el trasfondo es la interpretación constitucional respecto a su autonomía. Y que la inclusión de la administración de Axel Kicilloff en el trámite del proceso significaría una extensión temporal que se lleve la decisión final más allá de los límites que imponía el propio DNU.

El voto mayoritario podría volver a reunir las posiciones de Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti. Mientras que Carlos Rosenkrantz apuntalaría su propia perspectiva en el voto. Un interrogante no menor es si Elena Highton de Nolasco participará de la decisión final dado que se pronunció por rechazar la competencia originaria en el reclamo hecho por la Ciudad. No necesariamente queda excluida de opinar en la cuestión de fondo por lo que su ingreso podría ser una sorpresa. Lo cierto es que la Corte optó por el hermetismo y dejó con la intriga tanto a Ciudad como a Nación que no saben cómo será la orientación final del fallo. Una certeza. Habrá una parte vencedora y otra vencida, más allá de los matices. Desde algunas vocalías resaltaron que no hubo argumentos deslumbrantes ni en la demanda, ni en las sucesivas contestaciones, pero tampoco en los interesados en ingresar como amigos del tribunal para este expediente. Con lo que está escrito, están llamados a decidir.

En paralelo, la Corte con idas y vueltas de escritos buscó “ordenar” la causa “Escuelas”, que tras la decisión del juez contencioso administrativo federal Esteban Furnari había ingresado en un caos, tal como describió Ámbito por las tres decisiones en una que adoptó el magistrado y que obligó a la propia Corte a encauzar procesalmente. Es factible que, como tiene su propio recorrido, la cuestión escale nuevamente al máximo Tribunal, con su propio ritmo.

En su providencia, la Corte también otorgó un plazo de 48 horas al Gobierno de la Ciudad para que acuse recibo de la serie de cuestiones que la Procuración del Tesoro denunció como informes no fundamentados que habían sido incluidos en la demanda inicial. Zannini expuso allí que había una serie de elementos incluidos como prueba documental que no tenían un correlato empírico ni se podía establecer referencia cierta de su origen. Será respondida por la Procuración porteña a cargo de Gabriel Astarloa. La Ciudad tiene otros dos casos en la Corte: la demanda por la quita de puntos de coparticipación, cuya definición podrá estar sazonada con este precedente y la demanda del BCRA contra el impuesto que la Ciudad decidió respecto a los pases y Leliq. Esos factores ingresan en los cálculos a la hora de calibrar las reacciones respecto a este caso que se judicializó por desacuerdos políticos en la adopción de medidas por la pandemia.

Dejá tu comentario