Condena a Pando: debe controlar que represores no violen la prisión domiciliaria

Política

El juzgado 13 de la Ciudad de Buenos Aires condenó esta tarde a la defensora de la dictadura militar Cecilia Pando a cinco meses de prisión en suspenso y también a cumplir 30 horas mensuales de trabajo comunitario. Esto significa que no irá a la cárcel, salvo que incumpla con la probation. 

La activista que defiende a los genocidas de la dictadura fue encontrada culpable de haber dañado los emblemáticos pañuelos de las Madres que se encuentran pintados en las cercanías de la Pirámide de Mayo, y en el marco de la condena el tribunal también dispuso que Pando deberá presentarse por dos años ante el Patronato de Liberados de Capital. Este organismo supervisa prisiones domiciliarias, libertades condicionales y probation, incluidos los procesados y condenados por delitos de lesa humanidad. 

La denuncia por la que fue condenada fue realizada hace cuatro años por Charly Pisony, integrante de la agrupación H.I.J.O.S., quien acudió a la justicia por las reiteradas alteraciones que realizara Pando sobre los pañuelos que identifican el lugar donde las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo marchan para reclamar por la memoria, por la verdad y por la justicia.

Al llegar al tribunal, y al ser consultada por los medios, Pando reiteró que a las Madres de Plaza de Mayo "no les toque un solo pañuelo", y adujo que no sabía que los alrededores de la Pirámide de Mayo eran considerados "un sitio histórico".

"A las Madres de Plaza de Mayo no les toque ni un solo pañuelo. Yo no sabía que era un sitio histórico. En todo caso le tengo que pedir disculpas a la justicia porque no sabía. A la justicia, porque a las Madres de Plaza de Mayo no les toque nada", reiteró Pando.

La activista dijo además que "siempre hablo de que respetamos el dolor de las Madres" y agregó: "Siempre hay algún sacado que dice `pintemos el pañuelo`, y yo dijo no, no lo voy a aceptar porque forma parte de la historia, y tenemos que contarla toda y mirar hacia adelante".

Por su parte, la integrante de la línea fundadora de Madres de Plaza de Mayo Taty Almeida aseguró que "al agraviar los pañuelos (de las Madres) se agravia a lo que representan: que son los 30.000 detenidos desaparecidos".

"Este es otro de los tantos juicios que se pueden realizar gracias a la política de Estado sobre los Derechos Humanos", destacó Almeida, que se encontraba con otra de las integrantes de Madres Línea Fundadora, Aurora Belloquio.

Por su parte, Pisony señaló: "La denuncia (contra Pando) la hicimos hace cuatro años, la denuncié porque con las pintadas violó la ley que establece que el área que rodea a la Pirámide de Mayo es un sitio histórico".

"No sé si alcanza con pedido de disculpas, es una mujer que habla de muerte en sus discursos, lo que alcanzaría sería que no defienda a los genocidas", señaló Pisony.

Los alrededores de la Pirámide fueron declarados sitio histórico por la Ley Nº 1.653 de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y, según lo establece el Código Penal, este delito prevé una condena de entre 3 meses y cuatro años de prisión, según informó la agrupación HIJOS, aunque la sentencia fue otra.

Dejá tu comentario