Congreso: victoria ultra K, bloques únicos que comen a PJ y jefes leales a Cristina

Política

El jefe justicialista en la Cámara alta, Carlos Caserio, dio guiño inicial en modo flash al ofrecimiento para el Ejecutivo realizado por Alberto Fernández. Lo suplantará el "compañero" José Mayans, un defensor a ultranza de la expresidenta. Máximo Kirchner juguetea control en Cámara baja.

La estrategia del peronista cordobés Carlos Caserio de pelearle al ultrakirchnerismo el poder en el Senado duró un suspiro, tras dar un guiño inicial a un cargo dentro del futuro Ejecutivo que le ofreció anteayer el presidente electo, Alberto Fernández. De esta manera, la estrategia camporista de comerse al justicialismo en la Cámara alta saldrá victoriosa y tendrá su réplica en Diputados, donde gran parte de los legisladores del Frente de Todos dan por confirmado a Máximo Kirchner como jefe de bancada unificada.

“Caserio subió a un barco a un grupo de legisladores para disputar espacios en nombre de los gobernadores. Tras el ofrecimiento que le hizo Alberto Fernández, avisó que pensaba aceptar y casi que atinó a despejar el despacho de la jefatura PJ. No se puede creer lo que está haciendo”, señalaron con furia desde un despacho justicialista a Ámbito Financiero.

Más allá de la modificación de postura en modo flash de Caserio, en el peronismo consideran como una solución “algo salomónica” que el sucesor sea el “compañero” José Mayans, un experimentado formoseño que responde de manera incondicional al gobernador, Gildo Insfrán, y quien fue un acérrimo defensor de la expresidenta pese a no haber formado parte de la bancada kirchnerista en los últimos dos años. “Cuando hablaba en el recinto era más directo y punzante que los camporistas”, deslizaron desde un rincón justicialista del Congreso a este diario.

Tras los oscilantes movimientos de Caserio, la bancada oficialista que funcionará desde el 10 de diciembre próximo podría mostrarse para una foto la semana próxima, ya que el miércoles será la jura de los 24 senadores electos el 27 de octubre próximo. En tanto, en Diputados será el 4 de diciembre.

A partir de los próximos días comenzará una nueva trifulca ya dentro de las renovadas bancadas, tanto oficialistas como opositoras: las comisiones. En el peronismo apuntan a la de Presupuesto y Hacienda; de Acuerdos -donde pasan todos los pliegos judiciales, diplomáticos y ascensos militares-; Asuntos Constitucionales; y Medios. Una situación similar se dará en Diputados.

Como el Frente de Todos y Juntos por el Cambio serán bancadas muy numerosas en ambas cámaras, las definiciones por las comisiones o puestos de jerarquía como vicepresidencias -o la previsional del Senado, que es el segundo lugar en la sucesión- e incluso bicamerales más que jugosas, como la de Inteligencia -fondos reservados-, o la Biblioteca del Congreso, dejarán varios heridos.

Dejá tu comentario