Cristina envía proyecto de ley para cambiar a Buenos Aires el lugar de pago a bonistas y reabrir el canje

Política

La Presidente anunció que mandará la iniciativa "del pago soberano local de la deuda exterior de la República Argentina". Ofrece un cambio voluntario del lugar de pago para abonar en Argentina y para ello se declarará de "interés público" la reestructuración de 2005 y 2010. Permitirán el cobro de los títulos al 100% por eso se reabre el canje bajo las condiciones del original. Además se cambia el BoNY como agente fiduciario por un fideicomiso en el Banco Central, así "nadie podrá tocar (esos fondos), porque son de nuestros acreedores", explicó. En un discurso en donde cargó duro contra Griesa y los buitres advirtió que "esto es para los futuros gobiernos".

La Presidente Cristina de Kirchner anunció el envío al Congreso de un proyecto de ley para cambiar el lugar de pago de la deuda y hacerlo en el país, y reabrir el canje para permitir que quienes no ingresaron lo puedan hacer, en una sorpresiva y emotiva cadena nacional.

En un intento por salvar el fallo negativo de un juez de Nueva York a favor de los ´holdouts´ que rehusaron entrar a los canjes de 2005 y 2010, el Poder Ejecutivo también decidió cambiar al banco que funciona como agente de pago de la deuda, ya que ahora será Nación Fideicomisos y no el Banco de Nueva York Mellon.

El proyecto, denominado "Pago soberano local de la deuda externa de la República Argentina", buscará garantizar el pago de la deuda a tenedores de bonos, remover al Banco de Nueva York como agente reemplazándolo por Nación Fideicomiso, y reabrir el canje para los ´holdouts´, a quienes se les depositará en una cuenta los fondos como si hubiesen adherido al canje.

"Se declara de interés público la restructuración de la deuda así como el pago en condiciones justas al 100% de los tenedores", señaló la jefa de Estado en referencia al proyecto que se enviará al Congreso.

Indicó que la iniciativa tiene por objeto "permitirle el cobro a todos los deudores en salvaguarda de los contratos".

En un mensaje grabado desde su despacho en la Casa Rosada, Cristina utilizó su vigésimo primera cadena nacional del año para anunciar el envío al Congreso de ese proyecto para reabrir el canje de deuda y cambiar el agente de colocación y pago de la deuda argentina.

La iniciativa, llamada "Ley del pago soberano local", desplaza al Bank of New York Mellon de su papel de agente fiduciario y designa en su lugar a Nación Fideicomisos.

Este deberá crear una cuenta especial en el Banco Central en la que el Estado depositará los pagos de la deuda a los bonistas con títulos reestructurados en 2005 y 2010.
Pero el Gobierno también ofrecerá un canje voluntario de jurisdicción para bonistas que tienen en títulos emitidos bajo ley extranjera.

El proyecto autoriza al Ministerio de Economía la emisión de títulos para "el 7,6 por ciento que nunca ingresó" a los canjes de 2005 y 2010.

La jefa de Estado hizo el anuncio en un mensaje transmitido por cadena nacional, destacando que el proyecto de ley dispone "implementar instrumentos legales que permitan el cobro de los servicios correspondientes al 100 por ciento" de los tenedores de títulos emitidos en los canjes de 2005 y 2010.

La jefa de Estado remarcó que si los holdouts acceden a esta propuesta de canje "les va a permitir tener ganancias superiores al 300 por ciento".

Si aceptan entrar en esta nueva apertura del canje podrán cobrar los nuevos bonos emitidos bajo ley argentina.

Esto, especula el Gobierno, permitiría esquivar las trabas determinadas por el juez estadounidense Thomas Griesa.

A su vez, el Gobierno propone reabrir el canje para que puedan ingresar los bonistas que quedaron afuera, incluidos los fondos buitre.

Con ojos vidriosos y voz entrecortada, la jefa de Estado dijo: "Estoy un poco nerviosa, realmente siento que estamos viviendo un momento de mucha injusticia", y recordó que "por lo general no estoy así".

La mandataria se quejó de que el juez de Nueva York Thomas Griesa "actúa manifiestamente a favor" de los fondos buitre y agregó que "eso se nota en la versión taquigráfica" de las audiencias mantenidas con abogados de la Argentina y de esas organizaciones.

Sostuvo que el juez, "al no poder embargar bienes de la Argentina, lo hizo con los recursos depositados para los tenedores de bonos" que entraron al canje.

"Una medida insólita de apropiarse de fondos de terceros", afirmó, y agregó que "la Argentina concurrió a todas las audiencia y hasta un ministro de Economía tuvo dos reuniones con los representantes de los fondos buitre para intentar llegar a un acuerdo y fue imposible".

Advirtió que "el negocio de los fondos buitre es no negociar, porque mediante el acoso judicial intentan cobrar la totalidad de la deuda" y dijo que el juez Griesa "inventó una nueva forma de coacción" a favor de estas organizaciones.

En un mensaje grabado y emitido con poco aviso previo por cadena nacional, recordó que "con los fondos buitre también intentamos negociar, pero el negocio de ellos es no negociar".

"Fueron años de desendeudamiento y desarrollo, de esa Argentina defaulteada y con todas las carencias de industria, trabajo, de derechos, también pudimos pagar gran parte de la deuda social interna, no toda, porque mientras haya un pobre nunca estaremos satisfechos", sostuvo la jefa de Estado.

Dijo que la renegociación de la deuda tuvo como objetivo "lograr la continuidad del país y la viabilidad de la República Argentina".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario