Cristina dixit: del "vamos por todo" a "no fue magia"

Política

La vicepresidenta marcó el evento por el centenario de YPF con frases hacia Alberto Fernández, la conducción del país y la empresa Techint, constructora del gasoducto Néstor Kirchner.

“Vamos por todo”. La frase retumbó es su momento en los medios y la política, y la oposición la tomó como emblema de por qué había que frenar al kirchnerismo. Cristina Fernández de Kirchner la pronunció en un acto hace más de 10 años, en Rosario, en respuesta a una militante entre el público. Y así encendió la mecha, una vez más, del antikirchnerismo.

Cristina Fernández de Kirchner: "Vamos por todo"

En el marco del acto por la celebración de los 100 años de la empresa estatal de energía Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), la vicepresidenta recordó aquel momento y explicó por qué la dijo. Cristina comentó que al calor del acto una militante gritó esa frase, a lo que ella, aseguró, solo se limitó a repetir.

Además, recordó otra frase célebre: “No fue magia”. Esa definición que animó la última etapa de gobierno de Cristina Kirchner sobre los logros de su gestión volvió hoy a estar en boca de la expresidenta.

Otra frase que resonó en la tarde en Tecnópolis fue el pedido al presidente Alberto Fernández: "Usá la lapicera con los que tienen que darle cosas al país".

"Hay que sentarse y no como amigos, acá nadie le pide a nadie que pierda plata. Hay un deporte nacional para apoderarse de las reservas del Banco Central", aconsejó.

Y no fue solo eso. También le reclamó a la empresa Techint, que estará mayormente a cargo de la construcción del gasoducto Néstor Kirchner –la megaobra que promete resolver la situación energética del país- que fabrique el metal necesario en la Argentina.

"No podemos seguirle dando millones de dólares para que se compren la chapa laminada en Brasil", sentenció.

En ese sentido, aseguró que es necesario evitar creer que con el gasoducto el país "estará salvado" sin que se controle los dólares o si hay "un festival de importaciones".

Antes de eso, ya se había referido a los desafíos para un presidente y las tensiones políticas y con los sectores de poder: “El que quiera gobernar la Argentina sin conflictos ni tensiones le recomiendo que se postule para la presidencia de Suiza”.

En un tono de mayor tranquilidad y cerca del epílogo de su discurso, soltó: "Es indescriptible la sensación que uno experimenta cuando cumplió con un deber, y siento que cumplí con el deber de devolverle a los argentinos Vaca Muerta y todo su inmenso potencial”.

Dejá tu comentario