27 de agosto 2008 - 00:00

De la Sota, con eje reformista

José Manuel de la Sota
José Manuel de la Sota
Durante casi dos horas expuso ayer José Manuel de la Sota ante empresariospetroleros. Fue en el Salón Dorado del Plaza Marriot de Retiro donde, con un discurso casi minucioso, el ex gobernador de Córdoba propuso cuatro ejes de debate para el corto y mediano plazo: reforma constitucional para ir a un régimen parlamentario; drásticos cambios en el INDEC; «modelo Lula» para atacar la inflación; y acuerdo con el campo para alcanzar la meta de 150 millones de toneladas de producción global en cinco años.

Se cuidó De la Sota en la descripción de su plan de no aparecer atacando al gobierno de Cristina de Kirchner. Sus allegados dicen que la actitud responde a la necesidad de no complicar las negociaciones de Juan Schiaretti con la Nación, sobre todo para evitar que «se ensañen» con el «ahogo financiero». No hubo expresiones dedicadas a nadie en particular, aunque sí planteos que lo ponen en las antípodas del kirchnerismo, especialmente del matrimonio presidencial.

Después de la presentación formal del invitado a cargo de Oscar Vicente, y ante unos 200 representantes de compañías locales y extranjeras, De la Sota comenzó a desgranar uno de sus nuevos caballitos para lo que supone será la próxima batalla dentro y fuera del PJ: la reforma constitucional. Según el cordobés, la historia reciente del país demuestra que el «hiperpresidencialismo» es negativo, y que es oportuno debatir un modelo parlamentario «adecuado a la realidad política nacional». Y allí planteó cuestiones que van desde la representatividad parlamentaria del interior hasta los mecanismos de superación de crisis como las vividas en el Senado durante la votación de la Resolución 125.

Después, en el segundo capítulo de la exposición se habló de la política de retenciones del gobierno. Y en ese punto no hubo demasiadas privaciones discursivas. Aseguró De la Sota que era «inexplicable» que después del «fracaso» de las retencionespetroleras, la administración kirchner haya insistido en aplicarlas al campo. Con música para los oídos del auditorio, el ex gobernador aseguró que las retenciones al petróleo produjeron «desinversión, pérdidas para el sector y oportunidades para el país». Hubo coincidencia total en la sala. En esa línea De la Sota trazó un paralelo y dijo que el campo iba en ese camino y que si no se corrige el régimen actual, seguirá esa línea « inexorablemente».

También hubo reivindicación política para el campo: «Hay que agradecerle a los chacareros, a los productores y a sus entidades, que hayan puesto nuevamente en marcha al Parlamento. Hay que agradecerles que impulsaran un nuevo debate sobre federalismo, que pusieran sobre el tapete la situación injusta y de necesidades económicas de los intendentes de municipios que aportan sus impuestos y no les devuelven nada», dijo De la Sota en otro de los momentos más festejados por los asistentes.

Finalmente, habló de « reinventar» el INDEC. «Hay que eliminar las distorsiones estadísticas». Sin esta condición «no habrá inversiones en el país. No hay magia, nadie pone plata en la oscuridad», sostuvo De la Sota. Ese punto fue el pie para ingresar al último capítulo, el de la inflación. «La inflación en la Argentina es grave porque es de oferta. Si no hay inversión, y con ello más productos, no hay manera de resolver el problema», dijo en el cierre de una exposición que algunos esperaban más política y menos institucional y económica.

Dejá tu comentario

Te puede interesar