Diputados al límite: oficialismo sin señales aún sobre las PASO y una nueva ley de biocombustibles

Política

A la Cámara baja se le acaba el tiempo para definir sobre la postergación o suspensión del primer acto electoral. Nuevo régimen para cortes de nafta se da en medio de puja entre Economía y La Cámpora por tarifas. Además, se debe renovar el protocolo virtual. Senado espera en silencio y Cristina de Kirchner ya prorrogó el sistema de trabajo. Preocupan desentendimientos de la Casa Rosada.

El Frente de Todos tendrá que definir, en las próximas dos semanas, dos cuestiones sensibles y postergadas que se encuentran al tope de su fecha límite: la postergación o suspensión de las PASO y un nuevo régimen de biocombustibles. Ambas disputas transcurren en medio de desconexiones entre el Congreso y el Ejecutivo, la segunda ola del coronarivus -aún se espera la ley “pandemia”, para blindar eventuales encierros-, y los desentendimientos y pocas señales de la Casa Rosada hacia la agenda legislativa.

PASO

El ministro del Interior, Eduardo de Pedro, canceló una visita prometida a Diputados para el viernes pasado y el Ejecutivo se corrió del debate en cuestión. De hecho, y así como ocurrió con la reforma del Ministerio Público Fiscal, el kirchnerismo deslizó que no utilizará una iniciativa propia, sino de un aliado más que usual del Frente de Todos en la Cámara baja. El texto fue presentado horas atrás por Pablo Ansaloni, del bloque federal que comanda el amigo massista José Luis Ramón (Mendoza).

De Pedro buscó desmentir sin éxito la visita que había prometido a través de voceros extraoficiales, ante la sorpresa del principal bloque opositor, Juntos por el Cambio, que fue quien recibió al funcionario -junto al titular de la Cámara baja, Sergio Massa- y después de varios días de demora, decidió acompañar la postergación de las PASO por un mes, al 12 de septiembre. En tanto, y según el borrador que nunca se convirtió en proyecto, las generales de octubre se mudarían al 14 de noviembre.

En algunos despachos ataron el faltazo de De Pedro y la desaparición de una ley desde el Gobierno a las declaraciones del jefe del Frente de Todos en el Senado -que maneja a rajatabla Cristina de Kirchner-, José Mayans, para suspender de manera directa las PASO, situación rechazada no sólo por el macrismo, sino también por bloques menores de la oposición. Es decir, la primera postura que adoptaron gobernadores peronistas y kirchneristas con una iniciativa que presentó meses atrás el diputado tucumano Pablo Yedlin.

Biocombustibles

Con un cronograma electoral que no permitirá modificaciones sustanciales desde mitad de mayo próximo -siempre se respetaron las reglas en dicha área-, el Congreso quedó de nuevo trabado a la hora de buscar soluciones ágiles en medio de una pandemia. También ocurre lo mismo con la indefinición sobre el régimen de biocombustibles. Durante el verano, y con sesiones extraordinarias vigentes, el Congreso no se reunió en el recinto durante más de un mes.

A días del fin del sistema que impulsó la gestión de Néstor Kirchner, Diputados inició recién días atrás una discusión para modificar dicho régimen y “retocar” los cortes de las naftas, situación que puso en guerra a las provincias petroleras contra las agroindustriales, e incluso con senadores que aún piden que se prorrogue la normativa actual hasta 2024, algo votado meses atrás por la Cámara alta.

“El resultado del proyecto del oficialismo será un mercado de biocombustibles limitado, cautivo y discrecional”, aseguró vicepresidente de la comisión de Energía, Omar De Marchi, quien explicó que la iniciativa que ahora impulsa el kirchnerismo prevé, por caso, la baja del porcentaje de corte mínimo de biodiésel del 10% actual al 5%, facultando a la Secretaría de Energía a reducirlo hasta un 3%.

“A pesar de existir una sanción unánime por parte del Senado prorrogándolo, el Frente de Todos ha especulado hasta último minuto para resolver este tema de manera inconveniente, discriminatoria y perjudicial, sin posibilidad de debate y reflexión”, señaló De Marchi.

Durante la primera reunión sobre el tema que realizó la comisión de Energía se recibió la opinión en contra -salvo la de un invitado- del sector de los biocombustibles. Tras el cónclave, desde algunos despachos de Diputados se activaron movimientos para que la Casa Rosada intervenga y busque alguna solución provisoria para frenar la disputa por la ley. El Senado, en tanto, espera en un llamativo silencio.

Protocolos

Los trabajos virtuales -dictámenes y sesiones- en Diputados y Senado caducaron el viernes pasado. Ese mismo día, Cristina de Kirchner prorrogó por 60 días el sistema y la cómoda mayoría oficialista avalará la resolución en el próximo encuentro en el recinto de la Cámara alta.

En tanto, en Diputados, el Frente de Todos necesita de sus aliados usuales como Ramón, algún lavagnista o los peronistas cordobeses para avanzar con la prórroga ante una eventual negativa del macrismo, situación que no ocurrió en las últimas renovaciones.

Sin el protocolo, no se podrá dictaminar y Diputados tendría, en caso de una urgencia, que convocar a sus legisladores de manera presencial, en medio de las restricciones que activó Alberto Fernández a través de DNU. Además, se espera el aterrizaje de una ley para que el Ejecutivo pueda comandar nuevos aislamientos pero, esta vez, con el guiño y ayuda de la oposición en el Congreso.

Dejá tu comentario