Diputados reactiva la agenda para apurar la ley que blinda las restriccciones sobre pandemia

Política

La Cámara baja además tiene pendiente el cuarto intermedio de la última sesión. Se debe sancionar el nuevo Consenso Fiscal. Comisiones presenciales ante falta de acuerdo entre oficialismo y oposición dilatan despachos y logística, así como las campañas provinciales por elecciones anticipadas.

Diputados buscará esta semana reactivar su agenda para avanzar con el dictamen del proyecto que blindará las futuras restricciones que impulse el Gobierno por la pandemia del coronavirus. La iniciativa ya fue aprobada por el Senado y se tratará en los próximos días en las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Salud de la Cámara baja.

Con los números mucho más ajustados que en el Senado -allí reina una mayoría absoluta continua del cristinismo-, el Frente de Todos primero analizó la posibilidad de juntar los votos y avanzar rápido con el dictamen y una sesión esta misma semana. Sin embargo, al cierre de esta edición, en las oficinas principales del oficialismo en Diputados se preveía un despacho recién para el término de esta semana.

Al tratarse de un proyecto delicado en cuanto a adhesiones, el kirchnerismo deberá recurrir a sus aliados habituales como el mendocino José Luis Ramón, algunos lavagnistas, el PJ de Córdoba y silvestres provinciales de Neuquén y Santa Fe, entre otros.

Más allá de esta situación, y si la logística de legisladores lo permite -elecciones anticipadas en Misiones y Jujuy complican por campañas locales-, la Cámara baja volvería al recinto para continuar la última sesión, que entró en cuarto intermedio y dejó pendiente la sanción del Consenso Fiscal de diciembre del año pasado, que permite subir más los impuestos y desactiva la ley de 2017, que apostaba a bajar los tributos.

San Luis y La Pampa no avalaron el acuerdo de 2017 y no tuvieron que adherirse a la nueva norma, mientras que el único opositor que no firmó el Consenso Fiscal fue el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, debido a la puja entre Ciudad-Nación por fondos.

La Ciudad tampoco se sumó debido a que el proyecto prohíbe los juicios al Estado. Más allá de esta trifulca, al funcionario del PRO utilizó esta situación como argumento para aumentar los impuestos.

En Diputados también aprovecharían el convite para sumar textos aprobados por el Senado y de consenso relacionados con acuerdos internacionales.

Senado

La Cámara alta intentará ir al recinto dos veces durante la corriente semana. El primer encuentro sería el miércoles, con el objetivo de convertir en ley la suba del impuesto a las Ganancias en empresas, y la postergación las PASO y las elecciones generales a septiembre y noviembre -respectivamente-, mientras que ya está fijo que el jueves asistirá el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para dar un informe de gestión.

La presencia del funcionario nacional en la Cámara alta será clave, en un momento agitado de la pandemia y por la expectativa del arribo de vacunas. Además, por el desarrollo de la economía de los últimos meses y los planes del Ejecutivo para el corto y mediano plazo, junto a las últimas decisiones de política internacional.

Durante las sesiones ordinarias, el jefe de Gabinete debe presentarse una vez por mes en el Congreso, entre Diputados y Senado. Cafiero no aparece desde el año pasado y el principal bloque opositor, Juntos por el Cambio, convirtió a dicha situación en uno de sus caballitos de batalla.

Defensa del “campo”

Las fundaciones Pensar (PRO), Alem (Unión Cívica Radical) y el Instituto Hannah Arendt (Coalición Cívica) salieron en defensa del “campo” el fin de semana, tras la prohibición del Gobierno por un mes a la exportación de carne.

“Es un error pensar que las restricciones innecesarias que impone el Gobierno nacional afectan solamente al productor agropecuario, al que desde el Gobierno consideran un sujeto privilegiado”, aseguraron las entidades.

Por otra parte, destacaron que “según el Ministerio de Economía de la Nación, el universo de personas involucradas en el ámbito agropecuario representa el 30,6% de los puestos de trabajo registrados en el sector privado, de un total de 10,5 millones”, por lo que “la agroindustria genera más de tres millones de empleos directos y otros tantos indirectos, con una característica única y virtuosa: su amplia distribución y cobertura territorial es un factor esencial para evitar la concentración de trabajo en grandes centros urbanos”.

Dejá tu comentario